jueves, junio 24, 2010

“Es ella o nosotros” y ella fue despedida... y a merced del crimen

Ayer el Centro de Periodismo y Ética Pública (Cepet) publicó una entrevista con la colega Karla Tinoco Santillán, hasta hace unos días corresponsal del diario Opinión Milenio, con sede en Torreón, en el norteño estado de Coahuila.

La entrevista fue para hacer público un caso que pareciera cotidiano, la reportera basada en Durango había sido amenazada por presuntos criminales, pero en realidad fue para denunciar que adicional a las amenazas, Tinoco Santillán fue simple y sencillamente despedida del periódico, con el argumento de que ponía en riesgo la seguridad del resto del personal e instalaciones de este importante medio de comunicación que pertenece al monstruo mediático del norte del país, Grupo Multimedios.

¿Qué pasa con los medios en México?

Es cierto y hasta válido el argumento de Grupo Multimedios, de Opinión Milenio, de salvaguardar la integridad y seguridad de su personal en caso de que los presuntos criminales que amenazaron a Karla optaran por atentar en contra de ella dentro de las instalaciones del periódico, pero no puede justificarse que opten por dejar abandonada y a su suerte a una reportera, a una persona, sea quien sea.

Karla trabajaba por honorarios, y por lo tanto sin derecho al pago de una indemnización, sin derecho a seguridad social. Si Karla es víctima de un atentado contra su vida, no recibirá el apoyo de nadie que no sean sus familiares y amistades... y seguro de la clase política que para esas cosas se pinta sola, pero que lo hacen una vez que se ha cometido el atentado.

El caso de Karla Tinoco muestra, una vez más, las deplorables condiciones laborales y de vida de quienes nos dedicamos a este oficio de contar historias.

El caso de Karla Tinoco muestra también una vez más, que para las y los empresarios de los medios, en este caso Francisco González, dueño de Grupo Multimedios, las y los periodistas somos desechables y sustituibles. Y si no me creen, pues pregúntenle a la reportera despedida, porque ahora ningún medio de Durango y Coahuila le quiere dar empleo.

El caso de Karla Tinoco es otro triste ejemplo de que es mejor optar por la autocensura que por informar, para evitar ser objetivo de quienes prefieren la secrecía por encima del derecho a informar y ser informado.

Opinión Milenio es, como dije, parte de Grupo Mutimedios, empresa propietaria de Milenio Diario y Milenio Televisión... que casualmente ha entrado en una serie de dimes y diretes con ideólogos de la izquierda mexicana, pero eso... será tema del siguiente comentario.

miércoles, junio 23, 2010

Te sigo, pero ya no te sigo en Twitter... y el simulacro

Hoy, pasadas las 13:00 hrs locales en Ciudad de México, las instalaciones del Instituto Mexicano de la Radio (Imer), radio pública que depende de la Secretaría de Educación Pública (SEP) del Gobierno Federal, fueron desalojadas.

Todo el persona del Imer fue invitado a abandonar las instalaciones ubicadas al sur de la capital mexicana sin que mediara explicación.

Sin más, las y los empleados recibieron la invitación a salir en orden, y sin más recibieron el exhorto a reingresar y reincporarse a sus labores de administración, de producción, locución, grabación, etc, etc, de esta importante cadena de radio pública y cultural y nunca hubo una notificación, quizá después, pero no antes, durante o inmediatamente después del desalojo.

Obviamente el instinto reporteril me hizo llamar al Imer... Nadie contestó, el personal de recepción, obvio, estaba afuera y el personal de seguridad no responde los teléfonos.

Usé las redes sociales de Internet para preguntar a colegas, amigos y amigas, si alguien sabía algo; busqué en medios digitales y nada; mientras recibía un comentario en un mensaje de texto avisándome que había un helicóptero sobrevolando el Imer.

Pregunté nuevamente en Twitter: "Acaban de desalojar @ImerHoy y nadie sabe el motivo... ¿alguien sabe algo?" y NADA

Alguien me preguntó qué sabía yo, a través de Facebook y respondí lo mismo: NADA.


Me fui más directo: "Que @PoliciaDF informe por qué desalojaron a @ImerHoy, ya que las autoridades del instituto no quieren decir

@aasolisa fue un simulacro de temblor". Así, respuesta simple y escueta. En ese momento quien administra la cuenta de Twitter de Imer comenzó a seguirme a través de esta red.


Agradecí su respuesta y envié este mensaje:


"El desalojo en @imerhoy, fue por un simulacro de sismo. De acuerdo, no hay que avisar de un simulacro, pierden sentido".

Aproveché para preguntar sobre el helicóptero. No sólo no hubo respuesta, el Imer dejó de seguirme en Twitter. Luego dijeron que por funcionalidad la cuentea @imerhoy sólo sigue a sus emisoras. Sensato.

Estoy de acuerdo en que agendar un simulacro no es efectivo; todas las personas saben a qué hora y qué día será y se pierde el factor sorpresa que es de lo que se trata, de ver cómo reaccionamos ante una emergencia.

Pero si fue un simulacro como dijeron, ¿qué hacía un helicóptero sobrevolando sus instalaciones?, ¿fue casualidad?, ¿por qué no sonaron las alarmas?, si hubiesen sonado las alarmas, el personal hubiese sabido o que era un simulacro o una emergencia real, pero no, no supieron, NO LES QUISIERON INFORMAR.


Este tipo de procedimientos secretos y controlados y que no quieren que trasciendan se deben regularmente a que ha habido una amenaza de bomba y este tipo de advertencias deben siempre tomarse como reales, pero eso no justifica la forma en cómo operaron el desalojo y sobre todo la forma POCO TRANSPARENTE de hacerlo, cuando la directora del Imer, Ana Cecilia Terrazas es periodista.


lunes, junio 14, 2010

Racismo y Xenofobia y una explicación estúpida

Diego Luna es un gran actor, como empresario del cine ha mostrado su talento y que sabe hacer negocios, como director hace sus pininos y no le ha ido tan mal. Me cae muy bien, soy su fan desde sus primeros años actorales cuando se le notaba cachetón y jocoso. Nunca me ha caído bien como analista pambolero, pero bueno... primero con José Ramón Fernández y ahora con Televisa, ya es todo un "experto" como tantos millones en este país.

Pero lo que ha hecho con su corto animado sobre el mundial, con la presentación de su personaje "Rafita" que pretende ser un diputado mexicano que se va al mundial con cargo al erario, es definitivamente una verdadera porquería. No, no es el humor de tres pesos, no es el afán de mostrar lo peor de la clase política nacional, es su mensaje discriminatorio, altamente racista y xenófobo, disfrazado de humor.

Su video es además una falta de respeto, una ofensa a una de las figuras más importantes en la lucha a favor de los derechos humanos; una leyenda viviente como lo es Nelson Mandela; es una falta de respeto a una nación y a toda una cultura. Si Diego Luna critica la forma en cómo tratan a nuestros y nuestras compatriotas en Estados Unidos y hasta se atreve a criticar a la gobernadora de Arizona por la Ley 1070, esta animación suya no hace más que mostrar que no es tan distinto en su forma de ver y pensar el racismo.

El cineasta se defiende, según cita la Revista Quien en su edición digital:

"Este personaje SI resulta ser un ignorante, un racista y clasista, un corrupto y un irresponsable. A través de este personaje intentamos señalar ciertas cosas que nos preocupan de nuestro país hoy y de su clase política", explicó Diego en mensaje que subió a su Twitter. 
 
Y añadió: "Tampoco estamos diciendo que sea la realidad de TODA la clase política, pero si son rasgos que vemos a menudo entre aquellos que nos representan y sobre eso queríamos hablar.

"Soy muy sensible a lo que generó que hayamos usado a un personaje como Nelson Mandela para exponer esto, pero me queda claro que se confunden al decir que estamos insultando al ex presidente Mandela. En todo caso estamos sugiriendo a través de Rafita, que en la clase política mexicana hay varios personajes tan ignorantes que podrían llegar a cometer el error que Rafita comete".  (http://www.quien.com/espectaculos/2010/06/13/diego-luna-causa-controversia-en-twitter)

O sea que quienes vimos ese video, según su autor, somos tan ignorantes como su personaje, pues no alcanzamos a entender su profundo mensaje.

Encima cree que sólo se trata de ofender a un enorme personaje como Nelson Mandela.

Diego Luna ofende a Mandela, a su familia, a toda una nación, pero también a las personas de raza negra que pretende que deben seguir siendo tratadas como "servidumbre" y eso... si no lo sabe Diego Luna (quizá sea tan ignorante como su "Rafita"), se llama Xenofobia y discriminación.

Desde ya propongo que se otorgue el "Antipremio" del Certamen Nacional Rostros de la Discriminación a este corto animado del señor Luna.

Pero también exijo que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) inicie de oficio una queja en contra de Diego Luna y su empresa Canana, por reproducir estigmas discriminatorios; que lo citen y le obliguen a una disculpa pública. Que el CONAPRED también abra un expediente en contra de Televisa Deportes por haber permitido (y anunciado) la presentación de este clip.

Y por cierto, así como se pone el gobierno mexicano de gritón contra el de Estados Unidos, el Gobierno de la República Sudafricana, debería enviar una nota diplomática para reclamar a la administración de Felipe Calderón por este multicitado video, que quieren hacer ver como algo sin importancia.

lunes, junio 07, 2010

Libertad de expresión... ¿libertad de agresión?

Como cada año, el 7 de junio se recuerda el "Día dela Libertad de Prensa" en México. Como cada año vendrán los discursos, los mensajes, los compromisos oficiales, la retórica, los homenajes y claro... los desayunos, comidas y cenas, los regalitos, los "chayos", "embutes" y dádivas en forma de teléfonos celulares, computadoras portátiles y claro... las planas de publicidad.

Este año 2010 con el aderezo de la multipublicitada "Iniciativa México" que dice, reconocerá las iniciativas ciudadanas que resaltan lo "bonito" del pueblo mexicano ahora que recuerda su bicentenario de nación "independendiente".

Ya habrá tiempo para hablar de este "teletón mediático", porque hoy lo que quiero comentar es otra forma de cinismo de los medios.

Los dueños de los medios siempre salen a enarbolar la bandera de la libertad de expresión y a cambio negocian la "Nota de 8", como bien dijo mi amigo Juan Manuel Robledo en Twitter. Los dueños de los medios exigen al Estado que respete la libertad de prensa, peor mantienen en condiciones paupérrimas a sus repoerteros y reporteras, con salarios de hambre, con amenazas constantes de despido si no traen la nota pagada.

Pero además, lo que realmente me ocupa el día de hoy, es que quienes hablamos de libertad de prensa, de libertad de expresión, reclamemos y nos amparemos en este principio democrático para violart otros derechos de las personas.

La libertad de expresión está garantizada en la Constitución mexicana, lo mismo que los derechos humanos, el derecho a la no discriminación, la vida privada y otras garantías, pero la prensa mexicana parece no prestarle mucha atención.

Encabezados, notas, fotos, videos, audios que ofenden, denigran, discriminan, humillan. En la prensa, la radio, la TV e Internet, los medios califican y agreden a cuanta persona se les ponga enfrente bajo el amparo de la libertad de expresión.

A la comunidad gay le siguen diciendo "putos o tortilleras"; cualquier persona que trabaja en el gobierno es corrupta y huevona por el simple hecho de trabajar en el gobienro; las personas víctimas del delito no merecen respeto y sus fotografias en la primera plana son las que venden. Cualquier persona es juzgada y señalada por los medios como "culpable", aún cuando la Constitución establece la presunción de inocencia.

¿Qué clase de libertad de expersión exigimos como periodistas si no somos capaces de respetar al resto de la sociedad?

Qué fácil es ampararse en esa libertad de expresión para no reespetar al resto de las personas... y encima de todo, "hacer la chillona" cuando alguien nos dice que nos hemos excedido.