miércoles, agosto 18, 2010

Prensa reaccionaria... no, de reaccionitis más bien

Hace una década, antes de que se consumara un hecho noticioso que sabíamos que sucedería, el jefe nos llamaba para preguntarnos "¨¿ya saben a quién van a entrevistar para las reacciones?", una tendencia que en realidad venía de varios años atrás en la prensa mexicana.

Tristemente no hemos hecho nada. Si cubrimos una "fuente", estamos al pendiente de lo que alguien diga, para de inmediato buscar la reacción de quien sea; hay que adelantarse al edirtor... mandar la reacción antes de que nos la reclamen.

La prensa mexicana se ha vuelto reaccionaria... o mejor dicho... tenemos una prensa de "reaccionitis", compulsivamente enferma de declaraciones y no de hechos noticiosos.

Las reporteras y reporteros nos hemos vuelto pedestales humanos que sólo sostenemos la grabadora o el micrófono en espera de una perorata de varios minutos, cuando soltamos la pregunta clave (la de casi todos los días)... ¿Qué opina de...?

La prensa nacional tristemente no propone la agenda, la obedece sin importar quién es quien la dicta. Dejamos la investigación de hechos relevantes porque no tenemos tiempo de investigar, porque estamos correteando declarantes que nos den su "influyente" opinión sobre lo dicho por alguien más.

Y lo más lamentable es que... sin ser periodistas mediums, YA SABEMOS qué nos van a decir.

El reciente debate de la declaratoria de constitucionalidad de los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo es una muestra del triste papel que juegan los medios en este ir y venir, de ser el "corre ve y dile".

¿Qué relevancia noticiosa tiene que periodistas pregunten a un jerarca de la Iglesia Católica su opinión sobre el tema de los matrimonios gay en el DF?, ¿acaso esperaban que dijera algo distinto a lo que su fe le dicta y que además ha sido la postura de su institución religiosa desde que se comenzó a discutir el tema de estas bodas civiles?

Y encima de todo, ocupa los titulares de la prensa escrita y es la nota inicial de los noticiarios de radio y TV... y hasta discusión en Internet y sus redes sociales.

¿La sociedad quiere este tipo de dimes y diretes donde la prensa sólo es el triste escenario?, ¿le sirve a la sociedad que dediquemos taaaanto espacio a estas estériles y absurdas discusiones?, ¿nos hace mejores periodistas?

Yo nomás pregunto... a ver si hay "reaccionitis".

Imagen tomada de www.enlace.vazquezchagoya.com

No hay comentarios.: