martes, septiembre 28, 2010

Entre el rigor periodístico y la #diarreatuitera

Este lunes 27 de septiembre fuimos testigos de los errores que podemos cometer como periodistas cuando nos dejamos llevar por la pasión y no por el rigor periodístico. ¿Qué pasó? Simple, matamos un periodista y no fue cierto, al menos no hasta ahora.

Desde temprana hora vi un par de mensajes de colegas periodistas que daban cuenta de que otro colega había sido asesinado en Ciudad Juárez. Extrañamente ningún tuit traía una liga adjunta para ampliar la información. Sospeché un bandazo, una volada y pedí a través del mismo twitter más información.

En apenas 30 minutos había leido al menos una treintena de tuis y retuits de los dos mensajes leídos. Venía yo en camino a mi oficina. De inmediato me puse a buscar información; algunos daban el nombre del difunto y de su medio y "aseguraban" que el crimen había sido por la publicación de una nota que hablaba del robo de armas en el mismísimo C4 de Chihuahua, nota que todos o casi todos los medios traían.

El colega fue identificado como director de un medio digital, sitio que en su principal traía la citada nota del atraco de armas a la policía, pero no mencionaba nada del supuesto asesinato de su director.

Hasta uno de los prestigiados y recientemente muy conocido diario en Ciudad Juárez mencionó que la víctima era un "pseudo periodista"... en menos de una hora hasta la víctima había sido públicamente vilipendiada.

Y no me cansé de insistir en tres o cuatro ocasiones en pedir datos, en pedir a mis colegas que reportearan que confirmaran la información, que no se fueran con la rumorología.

Cesó el ir y venir de tuits y de mensajes hasta de las organizaciones con otro ¡Ya basta! y la reiteración del hashtag que hemos compartido en decenas de ocasiones de #losqueremosvivos, pero nadie me respondió ni siquiera para reclamarme.

Al final... fue un strike, una volada, colegas y medios se fueron con la finta e hicieron eco a un rumor a una nota falsa que alguien, algun vivo, puso en un tuit. ¡Nos volvieron a chamaquear!

Hace ya unos meses se me ocurrió acuñar el concepto de "Diarrea Tuitera" a aquel irrefrenable impulso de tuitear y retuitear sin antes leer o proponer, sólo tuitear y retuitear por hacerlo. Si para cualquier persona la Diarrea Tuitera puede ser mala, para las y los periodistas es imperdonable.

Ayer muchos y muchas colegas sufrieron de #diarreatuitera.

miércoles, septiembre 22, 2010

El Diario ¿chamaqueado?, más bien dejaron de reportear

Leo y leo historias, comentarios, tuis y demás sobre el caso de la reciente "chamaqueada" a El Diario de Ciudad Juárez, donde algún "vivales" les llamó en nombre del presidente nacional del partido en el Gobierno... la historia ya la conocen.

Colegas, amigos y amigas, lo dije una vez y lo vuelvo a hacer, el equipo editorial y directivo de este influyente periódico chihuahuense se dejó engañar (y lo ha reconocido), pero más allá de eso... simplemente dejó de hacer algo que es lo elemental en el ejercicio periodístico: confirmar.

Hoy en el diario digital "Eje Central" aparece un texto de Martha Anaya en el que rememora una "chamaqueada" (broma pesada) a elementos del Estado Mayor Presidencial, durante una reunión de altísimo nivel celebrada en los años 80. (http://columnas.ejecentral.com.mx/cronicadepolitica/2010/09/22/cuando-se-%E2%80%9Cchamaquearon%E2%80%9D-al-estado-mayor-presidencial/)

Contrario a lo que otro colega escribía, no me patrece que el texto de Anaya ponga en justa dimensión nada. Las chamaqueadas telefónicas las han sufrido hasta presidentes como Hugo Chávez y Fidel Castro, ¿o acaso ya olvidamos eso?

La diferencia está no en ser víctima de una broma, sino en que hemos olvidado que las y los periodistas tenemos la RESPONSABILIDAD de CONFIRMAR antes de teclear... eso es hacer reportería. Antes de querer ganar la nota y presumirla, es DEBER PROFESIONAL confirmar los hechos, las fuentes, los datos, ¿no es lo que hacemos todos los días?

El día de las elecciones presidenciales de 1994, la redacción del diario donde trabajaba recibió un fax supuestamente enviado por la "Embajada de Estados Unidos" para felicitar el triunfo electoral del enconces candidato del PRI Ernesto Zedillo. El fax llegó incluso antes de que se dieran los resultados preliminares.

Yo era el editor de la sección Nacional y por tanto responsable de cooordinar la cobertura de la jornada electoral. Yo personalmente recibí el fax, lo leí, vi el número de origen, lo marqué y era.... ¡una oficina de CEN del PRI!

¿No pudo El Diario confirmar los números que consigna antes de ganar la nota?

En ningún momento pongo en duda la honorabilidad y credibilidad de El Diario. Conozco y aprecio a Pedro Torres y a muchos amigos y amigas de El Diario, por eso insisto; los "chamaquearon", pero aún así la cagaron peor.

martes, septiembre 14, 2010

¿Cómo cubrir la ceremonia del Bicentenario del inicio de la Independencia?

Por primera vez en cien años, la ceremonia para conmemorar el inicio de la Guerra de Independencia de México se dará "más o menos" a la misma hora en que el cura Miguel Hidalgo y Costilla lanzó la artenga para defender la corona Española de la invasión francesa.

Se da fin (parcial) al ritual del 15 de septiembre en que a las 23:00 horas el presidente en turno lanzaba los "Viva México" desde Palacio Nacional, ritual impuesto, como muchas personas saben, por el ex dictador Porfirio Díaz, que hizo empatar el festejo patrio con el día de su cumpleaños.

Hacer la ceremonia del grito desde la ciudad de Dolores, en Guanajuato, es definitivamente un acto de recuperación histórica, pero también un acto (quizá premeditado) para la televisión. La ceremonia de "El Grito" a las 6:00 hrs del 16 de septiembre poco le sirve a la prensa escrita, que sólo podrá publicarlo 24 horas después.

La radio podrá estar, claro, pero el presi Felipe Calderón lo que quiere es que nos desmañanemos y con "chinguiñas" en los ojos lo veamos tañer las campanas de la parroquia donde despachaba el señor Hidalgo.

Para los medios digitales será la oportunidad también de innovar en una tempranera cobertura, tal cual lo pudieron ensayar con las justas deportivas al otro lado del mundo donde la diferencia horaria impone ya el andar reporteando con el pijama puesto.

¿Cómo hay cubrir esta bicentenaria celebración?, ¿qué es lo que podemos hacer los medios y periodistas para hacer algo distinto a lo de todos los años donde reproducimos con entusiasmo el discurso oficial y ponemos la foto del mandatario meneando feliz la Bandera Nacional con una mano mientras con la otra sostiene la cuerda atada al badajo de la campana?, ¿qué hay más allá de las crónicas románticas que reproducen el entusiasmo patrio de las miles de personas que rodean las principales plazas del país?

¿Qué historias hay además del "saldo blanco" de la policía y las toneladas de basura, borracheras y accidentes viales que dejan las festividades?

La última ocasión que cubrí "El Grito" fue en 1999, desde Palacio Nacional y en la Presidencia de la República, encabezada en ese entonces por Ernesto Zedillo, les moletó mucho que mi crónica se centrara en las diferencias de celebrar DENTRO de Palacio con los grandes placeres y AFUERA de Palacio soportando pisotones, mentadas de madre, baños de orín y comida de dudosa procedencia.

Este año se me ocurre hacer una cobertura a través de Redes Sociales, pero sin caer en el absurdo de tuitear cada 15 segundos; de verdad, la "diarrea tuitera" no es hacer periodismo, ni eso ni hacer notas de lo que tuitea el presidente o su gabinete.

Y como las redes sociales deben ser interactivas... estas son algunas ideas que se me vienen a la cabeza...

1.- ¿qué tal si en Twitter hago una línea de tiempo comparativa entre 1810 y 2010?

2.- En Facebook podría hacer un album de fotos y no sólo subirlas cada minuto en el Muro.

3.- Convocar a mis seguidores no a que manden su foto, sino a que escriban una crónica de lo que hayan visto, que considere el valor noticioso con sentido ciudadano.

4.- ¿y si convocamos a la mejor receta para un desayuno patriota y luego la comparamos con lo que vaya a desayunar el presidente con el cuerpo de dignatarios e invitados especiales en calidad y precio?

Para el resto de la cobertura no hay que olvidar el valor de los mapas interactivos, de hacer videos cortos, podcast, un slideshow con fotografías y audio. Contar la misma historia desde diversos frentes... y esto NO quiere decir que hagamos una nota y la pongamos exactamente igual, no... se trata de usar diversos recursos multimedia para enriquecer una misma noticia.

Claro, deberíamos de hacerlo diario, pero podemos poner en práctica este reto en esta conmemoración.

Ah... también pueden pedir a la Presidencia de la República vía Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública el reporte pormenorizado de gastos y copias de facturas e informes de comisión de todo el personal que viaje a Guanajuato para participar en la mega fiesta.

martes, septiembre 07, 2010

Lo noticioso de los reportes viales

"Amigos conductores, les informamos que el tránsito está a vuelta de rueda"... "tránsito lento", "tránsito intenso", "asentamientos en...", "hay una manifestación"...

¿Te suena conocido?; hace unos 25 años, cuando apenas pasaba por mi cabeza la loca idea ser reportero escuchaba ya a un tal José Gutiérrez Vivó, en ese entonces en la aún independiente XERED Radio Red; el creador en México del formato de noticiarios largos y que ofrecía algo muy innovador para la radio del Distrito Federal: el reporte vial, notas en el momento dando cuenta del caos de las vialidades de la Gran Tenochtitlán de los años 80, recién azotada por los terribles terremotos de 1985.

Un gran servicio de la radio en los tiempos previos al boom de Internet, la Telefonía Celular, Google Maps y Twitter.

Motocicletas y helicópteros por todas partes... varias emisoras siguieron los pasos de la famosa "Red Vial", a tal grado que en una esquina podías ver a cuatro o cinco motociclistas de diversas empresas de radio dando cuenta de los pormenores del tránsito vehicular. Obvio "pasándose la nota".

Hasta me tocó a mi cuando era reportero en Radiogrupo Aguascalientes y corresponsal de Notisistema, tener que hacer reportes viales en las mañanas para el noticiario estelar "Buenos Días Aguascalientes" en Radio BI, aunque claro... reportando que no había nada importante, pues a mediados de los años 90, Aguascalientes era una ciudad de 520 mil habitantes y apenas 100 mil vehículos en sus calles, pero era la moda el "reporte vial".

Hoy el reporte vial sigue... cada 10, cada 15 minutos, cada que se les da la gana a los noticiarios de radio con tal de "ganar la primicia a la competencia"; ya hasta usan Twitter para emitir sus reportes viales. Los escucho en casi todas las ciudades de México, sobre todo las grandes como Monterrey, Guadalajara, Tijuana, Puebla.

A veces fuera de Ciudad de México el único reporte vial que se escucha ¡es el de Ciudad de México!, que muy seguramente a la población de Campeche, Morelia y Zacatecas les importa poco, y eso por hablar de capitales de estados, porque si hablamos de pequeñas localidades de cinco o diez mil habitantes, pues...

Lo pienso como reportero, pero también como ciudadano que a veces opta por salir en automóvil.

¿Realmente sirve escuchar hasta el cansancio los reportes viales en una ciudad donde diario el caos vial es el mismo?, ¿sigue siendo realmente un servicio informativo o sólo una manera de rellenar espacio en los largos noticiarios de cuatro horas de duración y que no recurre a usar ese tiempo para reportajes o mejores entrevistas?

Si ya se que el tránsito está a vuelta de rueda en el Periférico entre las 7 y las 10 de la mañana, ¿por qué quiero que me manden esa información por Twitter? Yo al menos tengo mejores cosas que leer.

Seguro cuando hay realmente una contingencia, como un árbol caído o una inesperada manfestación o un choque muy considerable o de plano un operativo policial, creo que en ese momento puede funcionar el reporte vial como noticia oportuna y de interés, pero regularmente esas noticias que sí sirven se pierden en cientos de "a vuelta de ruedfa", "tránsito lento", "intensa circulación", que ya son lugares comunes.

Creo que los medios debemos reconsiderar este servicio para que realmentre sea útil al auditorio de radio, de medios digitales y para quienes buscan noticias en redes sociales.

Adicional, sólo unos cuantos anunciantes patrocinan estos servicios "informativos", por lo que tampoco me suena que sea una buena fuente de ingresos para mantener finanzas sanas en estos espacios radiofónicos eminentemente.

jueves, septiembre 02, 2010

Periodismo y Redes Sociales, consejos para reportear

En mi comentario anterior cuestionaba la forma en cómo algunos medios pretenden "reportear" en redes sociales y que tristemente la mayoría de las veces termina en convertir en noticia un simple post de alguna persona famosa.

Como respuesta divina (de alguna manera), vino el asalto a Discovery Channel y la forma en cómo se dio la historia en Twitter al grado de convertirse en un verdadero Breaking News. Y no es la primera vez; Sala de Prensa (www.saladeprensa.org) que encabeza Gerardo Albarrán, publicó en su cuenta de Twitter precisamente los 25 hechos noticiosos que antes de ser noticia en medios, lo fueron en la red social de microblogging. Pueden consultarla en este enlace http://www.breakingtweets.com/popular/

Hacer reportería en redes sociales debe ir más allá de sólo leer un tuit de 140 caracteres y de allí "volar" cuatro o cinco párrafos para poner contento a mi editor.

¿Qué hacer?, les comparto algunas ideas que se me ocurren:

1.- Las redes sociales NO sustituyen el proceso científico de búsqueda de información y reporteo, son una herramienta y una fuente más de información.

2.- No todo lo que está en redes sociales es noticioso ni un hecho se vuelve noticia por el simple hecho de estar en las redes sociales.

3.- Un tuit es apenas el indicio de que algo puede ser noticia, del periodista depende analizar si nos da elementos para encontrar una historia o bien desmentirla.

4.- ¿Le creemos a todo lo que leemos en redes sociales aún sin confirmar la fuente de donde provino?, ¿si lo publica una figura pública ya es algo cierto o es cierto si lo publica alguien que tiene 5.5 millones de followers como Ashton Kutcher?, ¿dónde queda el principio de verificación de información?

5.- Hay que prestar atención a los hashtags y a los trending topics, NO para hacer nota de esos temas, sino para ver si es posible encontrar un hecho noticioso.

6.- No hay que dejarse llevar por el bombardeo de post en redes sociales; de entrada sólo generan confusión, visiones parciales e incluso tendenciosas de un hecho. Hacer la nota sólo porque se volvió trending topic es ya un error; hay que confirmar la veracridad de los hechos.

7.- ¿Si está en redes sociales ya dejamos de ver a nuestras fuentes convencionales?, obvio no, pero también busquemos a nuestras fuentes en sus mismas redes sociales, para ver qué han comentado del tema que nos ocupa.

8.- Olvidemos esa tendencia de "el que pega primero pega más fuerte"; en el periodismo digital y más en el periodismo digital en redes sociales, la primicia es más vulnerable a ser incorrecta.

Aprovechemos las herramientas para profesionalizar nuestro trabajo, no para ganar la nota; aprendamos a usar mejor estas herramientas, sin sustituir los fundamentos que hacen de esta profesión un ejercicio cientifico y dedicado.