miércoles, septiembre 22, 2010

El Diario ¿chamaqueado?, más bien dejaron de reportear

Leo y leo historias, comentarios, tuis y demás sobre el caso de la reciente "chamaqueada" a El Diario de Ciudad Juárez, donde algún "vivales" les llamó en nombre del presidente nacional del partido en el Gobierno... la historia ya la conocen.

Colegas, amigos y amigas, lo dije una vez y lo vuelvo a hacer, el equipo editorial y directivo de este influyente periódico chihuahuense se dejó engañar (y lo ha reconocido), pero más allá de eso... simplemente dejó de hacer algo que es lo elemental en el ejercicio periodístico: confirmar.

Hoy en el diario digital "Eje Central" aparece un texto de Martha Anaya en el que rememora una "chamaqueada" (broma pesada) a elementos del Estado Mayor Presidencial, durante una reunión de altísimo nivel celebrada en los años 80. (http://columnas.ejecentral.com.mx/cronicadepolitica/2010/09/22/cuando-se-%E2%80%9Cchamaquearon%E2%80%9D-al-estado-mayor-presidencial/)

Contrario a lo que otro colega escribía, no me patrece que el texto de Anaya ponga en justa dimensión nada. Las chamaqueadas telefónicas las han sufrido hasta presidentes como Hugo Chávez y Fidel Castro, ¿o acaso ya olvidamos eso?

La diferencia está no en ser víctima de una broma, sino en que hemos olvidado que las y los periodistas tenemos la RESPONSABILIDAD de CONFIRMAR antes de teclear... eso es hacer reportería. Antes de querer ganar la nota y presumirla, es DEBER PROFESIONAL confirmar los hechos, las fuentes, los datos, ¿no es lo que hacemos todos los días?

El día de las elecciones presidenciales de 1994, la redacción del diario donde trabajaba recibió un fax supuestamente enviado por la "Embajada de Estados Unidos" para felicitar el triunfo electoral del enconces candidato del PRI Ernesto Zedillo. El fax llegó incluso antes de que se dieran los resultados preliminares.

Yo era el editor de la sección Nacional y por tanto responsable de cooordinar la cobertura de la jornada electoral. Yo personalmente recibí el fax, lo leí, vi el número de origen, lo marqué y era.... ¡una oficina de CEN del PRI!

¿No pudo El Diario confirmar los números que consigna antes de ganar la nota?

En ningún momento pongo en duda la honorabilidad y credibilidad de El Diario. Conozco y aprecio a Pedro Torres y a muchos amigos y amigas de El Diario, por eso insisto; los "chamaquearon", pero aún así la cagaron peor.

No hay comentarios.: