jueves, diciembre 29, 2011

El Talavera que cada quien es

Sin duda el nuevo escandalito mediático en redes sociales llamó la atención y siempre la cosa se queda muy por encimita. Lo dicho por un funcionario público sobre mujeres indígenas nos da mucho de qué hablar y sin pretender defender a este sujeto, que sólo ha mostrado su profundo odio hacia otras personas, es preciso detenernos en algunos detalles. ¿En qué momento lo que publicamos en nuestras redes sociales como un acto privado es susceptible de hacerse público en los medios de comunicación?, ¿Quién autorizó a la prensa mexicana a hacer públicos también los nombres de las personas que interactuaron con Carlos Talavera y que dicho sea de paso, son tan discriminadoras como el protagonista?, ¿Es válida en este caso la argucia periodística que lo dicho por Talavera como persona se le puede achacar como una declaración de un funcionario y por eso argumentar que es de interés público? Carlos Tavalera cometió un acto de discriminación y con ello vulneró derechos de un grupo de personas que de por sí se encuentran en situación de vulnerabilidad multifactorial por ser indígenas, mujeres y pobres y por ello debe aplicarse lo dispuesto en la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, pero ojo... No puede iniciarse un procedimiento contra el funcionario, sino contra la persona. Obvio la mayoría de periodistas desconoce esta legislación. No siquiera saben de la existencia del Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación y mucho menos de sus atribuciones y responsabilidades. Y es aquí donde viene la segunda parte de esta historia. Vi, escuché y leí en medios decenas de quejas, críticas y reclamos contra el señor Talavera, la mayoría de ellos incitando a la violencia, calificando, menospreciando, humillando... O sea... Discriminando al discriminador. Y siempre decimos que México tiene una población que discrimina y he aquí el más claro ejemplo. No olvidemos que parte de la responsabilidad de esto es de los propios medios de comunicación que permanentemente reproducen estigmas, roles sociales y un lenguaje discriminador y ahora pretenden dar lecciones de ética y moral lapidando públicamente a un pobre ignorante que aunque se haya disculpado públicamente, no dejará de menospreciar a quienes son diferentes. La pregunta final es: ¿Y tú cómo discriminas?

lunes, diciembre 19, 2011

¿Respeto a la libertad de expresión?

En semanas recientes el Senado de la República ha aprobado por mayoría dos reformas que revisten particular importancia para el quehacer periodístico; por un lado se reformaron artículos de la de por sí anacrónica Ley de Imprenta que data de hace casi un siglo, en la que se despenalizan los llamados delitos contra el honor, y por el otro lado, la elevación a nivel federal de los delitos cometidos en contra de periodistas y/o medios de comunicación. Ambas reformas son tardías no sólo en un país que presume de ser democrático, sino por el violento clima que enfrenta la prensa mexicana en la última década, con más de 80 asesinatos de periodistas que en su terrible y abrumadora mayoría permanecen en la impunidad y sin visos de resolución por una lamentable situación de displicencia oficial. Por partes. En el primer caso, el Estado mexicano ha revocado la figura penal de la calumnia, la difamación y injuria, de tal manera que ya no son considerados como delitos y por tanto nadie puede ser encarcelada por la libre expresión de sus ideas. Por supuesto que esto es algo positivo, pues en pleno siglo XXI, cualquier persona, especialmente periodistas, corríamos el riesgo de terminar en prisión si otra persona se sentía ofendida por nuestros dichos. Sin embargo, al no ser delito, las acusaciones falsas y/o malintencionadas transitaron en automático al ámbito de lo civil, lo que de ninguna manera significa un beneficio, pues ahora las y los periodistas, editorialistas, analistas, caricaturistas, etc., corremos el de enfrentar una demanda por daño moral que nos arrincone años en los tribunales y termine exprimiéndonos hasta el último centavo de nuestro patrimonio. No ir a prisión por ejercer el derecho a la liberad de expresión nos puede conducir en cambio a la indigencia si un juez decide que debemos reparar en millones de pesos el daño que cause lo que publiquemos, sea cierto, falso o trascendido. La otra reforma no es menos importante e igualmente tiene aristas interesantes y lo primero que hay que aclarar es que las personas que hacemos periodismo de ninguna manera somos más o menos importantes que cualquier otra persona, pero cuando se agrede a un periodista o medio de comunicación se atenta contra el derecho ciudadano de recibir información y ese allí donde radica la importancia de federalizar los delitos contra las y los comunicadores. En los últimos diez años las agresiones contra la prensa mexicana han ido en aumento y con cifras divergentes, las organizaciones sociales y gremiales hablan de más de 80 homicidios, 15 desapariciones forzadas y decenas de atentados contra redacciones de diarios, emisoras de radio, de televisión y medios digitales a lo largo y ancho del país y en apenas uno que otro caso se ha aprehendido y enjuiciado a presuntos responsables. Se acusa de facto al crimen organizado de estar detrás de la violencia hacia periodistas, pero los mismos registros de las agresiones dan cuenta de que el 70 por ciento de éstas proviene de alguna autoridad, particularmente municipal y/o estatal, además de que hay evidencias de que permiten suponer que la mayoría de los asesinatos contra periodistas cometidos en el ejercicio de su profesión fue porque investigaban nexos de personas funcionarias públicas con bandas de delincuentes, no por drogas, sino también por fraudes, robo de bienes nacionales, trata de personas, prostitución y explotación infantil, entre otros delitos graves. Si son las autoridades locales las que más atentan contra la libertad de expresión, entonces dejar que sean las procuradurías estatales las que investiguen estos casos, condenaba a la impunidad, pues el Ministerio Público se convierte en juez y parte. Si se trata de un Delito Federal, entonces corresponde a la Procuraduría General de la República (PGR) investigar y para ello ya cuenta con una Fiscalía especializada, la cual, no obstante, hasta ahora no ha resuelto un sólo caso importante desde su creación en el sexenio de Vicente Fox Quesada ni cuenta con personal, presupuesto o estructura operativa tan sólo para atraer los cientos de averiguaciones previas iniciadas en este decenio. Federalizar los delitos contra periodistas es un paso relevante, pero debe ser temporal y debe acompañarse de un Mecanismo de Protección que prevenga nuevos atentados contra colegas que han recibido amenazas recientemente y hasta ahora ese mecanismo sigue en la bandeja de entrada de las autoridades, que además no lo han querido consensuar con los propios periodistas. En resumen, ambas reformas son positivas para el ejercicio profesional de periodismo, pero siguen siendo insuficientes. Adicional, ninguna reforma es completa si no involucra a todas las partes y en estos casos las empresas de medios no están interesadas por brindar garantías a su personal, por dar derechos laborales en muchos casos no asumen la defensa legal de sus periodistas y se desmarcan tras un atentado.

lunes, septiembre 26, 2011

¿Quién realiza actos anticipados de campaña?

Apenas andaba por pedir licencia al cargo como Senador de la República, cuando de inmediato varios medios se lanzaron a la yugular de Santiago Creel Miranda, vía interpósitas personas (léase priistas, perredistas y uno que otro panista), para acusarle de andar haciendo actos anticipados de campaña, que dicho sea de paso, están penados por la Ley.

No faltaron las notas, entrevistas, análisis y "plumas pensantes" que analizaron si lo que hacía el suspirante albiazul (por segunda vez) violaba la normatividad electoral por hacerse campaña antes de que formalmente inicie el  proceso federal electoral en el mes de octubre.

Y esa es precisamente la parte jodida de estos días, porque aún no hay precampañas ni mucho menos campañas y la prensa nacional se desvive en abrirle espacios a diestra y siniestra a cualquier pelado que aspire a ser candidato o candidata de su partido a la Presidencia de la República.

Hoy en México, quienes inclumplen los calendarios electorales son los propios medios de comunicación que llevan semanas y semanas cubriendo las actividades de quienes suspiran por la Silla grande del país.


Todos los días en prensa, radio, televisión e Internet hay notas de los eventos que la pre precandidata y los pre precandidatos realizan... y encima de todo nos quieren hacer creer que es noticia y es de interés público.

Bueno, luego no anden publicando que fulano o sutana violó la ley electoral con actos anticipados de campaña, cuando hoy por hoy, todos los actos anticipados de campaña los realiza la prensa mexicana.

jueves, septiembre 08, 2011

Tuit-forme Presidencial o el monopolio del discurso

Nuevamente hablo del tema de cómo el Gobierno Federal usa o pretende usar las redes sociales, espero no caer en la aburrición.
Desde hace algunos años, la víspera del 1 de septiembre y días posteriores, la Presidencia de la República en México ordena a todas las dependencias de la Administración Pública Federal, no tener ninguna campaña de difusión "al aire" en ningún medio. No hay spots en radio ni TV; no hay anuncios en prensa escrita ni espectaculares ni nada.
La idea es NO OPACAR los logros que el presidente en turno presumirá como parte del informe de labores que rinde a la Nación. Este año 2011 no ha sido la excepción.
Pero este año algo fue distinto. Este año la Presidencia de la República recurrió a las redes sociales con la intención de potenciar el discurso y hasta el presidente Calderón contrató los servicios de Google para armar una sesión de "preguntas y respuestas" con la sociedad a través de Internet.
Pero una vez más falló, porque al tiempo en que se cumplió la orden de no tener ninguna campaña vigente, la Presidencia ORDENÓ (al menos) a las Secretarías de Estado y a la Procuraduría General de la República a unificar mensajes y de repente todas las oficinas públicas comenzaron a "postear" en Twitter, Facebook y YouTube los logros del presidente.
Lo mismo se vieron logros en materia de salud en las redes sociales de la Secretaría de la Reforma Agraria, como los avances en materia de seguridad en los perfiles de la Secretaría del Medio Ambiente, y hasta los avances en turismo en las redes de la Procuraduría General de la República.
Este Gobierno no sabe comunicar, lo ha demostrado muchas veces, pero ahora peor. Muestran que siguen sin entender que las redes sociales tienen públicos fragmentados y específicos y que a quienes les interesan los temas de economía, no le interesa leer tuits o post en Facebook de lo que hace la Marina y viceversa.
Peor aún... con estas acciones invisibilizan el esfuerzo de una dependencia por enaltecer al señor de Los Pinos a quien parecen agradarle este tipo de pleitesías.


lunes, agosto 22, 2011

La Web 2.0 que no entienden quienes gobiernan

Primero fue la orden de la Presidencia de la República y todo el Gabinete y las Secretarías de Estado se vieron obligadas a abrir perfiles en Twitter, páginas en Facebook y canales en YouTube (por lo menos), para que el Gobierno Federal estuviese presente en las redes sociales... para entrarle al lenguaje 2.0.

La semana pasada, el Gobierno del Distrito Federal emitió un decreto en el que "ordena" a sus dependencias y sus titulares que a más tardar en 12 meses deberán tener una cuenta en Twitter y una página en Facebook. El GDF superó el ridículo federal de volverlo obligatorio. (Nota)

¿Es necesaria la obligatoriedad?, ¿estar en Twitter y Facebook es suficiente?

Por supuesto que no. Estar en Redes Sociales por decreto no significa ser 2.0 y para muestra más evidente, la cuenta de Twitter del secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna que puede tener muchísimos seguidores, pero sólo ha publicado un mensaje.

Tener presencia tampoco nos vuelve 2.0 en automático. Las redes sociales son interactivas, son una forma de establecer comunicación entre iguales y no sólo esperar que nos lean... eso es ser 1.0, ser la vieja Internet y eso es lo que sucede con los gobiernos, que no terminan de entender de lo que se trata este nuevo modelo de comunicación.

La Presidencia de la República dispuso la obligatoriedad a las Secretarías de Estado y a la PGR, no así a los organos desconcentrados y descetralizados, y al mismo tiempo intenta establecer una política de comunicación y un "protocolo" de reglas básicas de qué públicar, cómo hacer, cuándo hacerlo, etc.

Sin embargo ese protocolo que afirman es "reservado" (basta pedirlo por Ley de Transparencia), es contradictorio al espíritu de diálogo en las redes sociales.

Las Secretarías de Estado están obligadas a seguir a sus pares y a sus titulares, pero los titulares pueden seguir a quién se le de la gana y no tienen que seguir a su Secretaría, por ejemplo.

Las Dependencias de primer nivel NO PUEDEN referirse a su titular ni ningún otro funcionario del Gabinete por su nickname, sino que deben poner el nombre completo. Es decir, no pueden poner un tuit que diga @FelipeCalderon, sino que deben escribir Felipe Calderón Hionojosa.

Las dependencias tienen PROHIBIDO dar retuit a cualquier mensaje.

Ni en Twitter ni en Facebook se puede responder a NADIE; el Gobierno Federal sólo quiere que le lean, pero no le interesa atender a ninguna persona que pregunte, comente o reclame a través de las Redes Sociales.

Ah, pero eso sí, nadie le amarra las manos a Javier Lozano que se la pasa tirándose "tuitazos" con medio mundo; ni tampoco les amarran las manos a los secretarios "suspirantes".

Y lo peor es que muchos medios y periodistas sólo andan leyendo tuits de burócratas para convertirlos en noticia y no alcanzan a percatarse de este tipo de prácticas.

Esa es la visión 2.0 del Gobierno Federal, ya veremos que sucede con el Gobierno del Distrito Federal con su decreto.

martes, agosto 09, 2011

Agencias gringas en territorio mexicano

Ayer los medios mexicanos se centraron en una bizantina discusión sobre la presencia de agentes de la CIA y DEA estadunidenses en territorio mexicano, citando una nota publicada por el New York Times.

A mi me sorprendió la capacidad que tiene la prensa mexicana de sacar su nacionalismo de tres pesos en estos casos, lo mismo que los otrora gobernantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y salgan con el tema de violación a la soberania y bla, bla, bla.... y encima el Gobierno Federal mexicano responde sin responder diciendo que la lucha contra el crimen organizado se da bajo los mandamientos de la Constitución y la cooperación con EU se rige por las leyes mexicanas.

Lo primero que se me ocurre es que:

1.- La labor de Inteligencia es una labor natural y necesaria de cualquier Estado, es una herramienta para garantizar la Seguridad Nacional. No importa si ese Estado es de derecha, de centro, de izquierda, dictatorial o democrático. La inteligencia y el espionaje han existido desde el nacimiento mismo de las civilizaciones.

2.- Agentes de Estados Unidos operan en México desde hace más de 200 años, lo mismo que agentes de México en EU. En ambos casos siempre ha sido por encima de las respectivas constituciones y lo mismo sucede con el resto de países del mundo.

3.-Si la lucha contra el crimen ha fracasado en muchas ocasiones en México, es precisamente por una falta de capacidad de inteligencia y de compartir información clave o permitir que llegue a policías corruptos.

4.- Lamentable la forma en cómo la prensa mexicana maneja el tema, con profunda ignorancia de la historia universal y de la forma en cómo operan las agencias de Inteligencia en el mundo.

Los medios mexicanos van y le preguntan su opinión a los partidos de oposición, a intelectuales a uno que otro activista, como Javier Sicilia (quien está lejísimos de saber del tema como para convertirlo ahora en experto).

La prensa mexicana no le pregunta a verdaderos expertos que desde la Academia han investigado y dan seguimiento a los temas de seguridad nacional, crimen organizado, drogas y narcotráfico.

5.- La sociedad se queda sin información clara sobre el tema y por eso no confía en la prensa y sus periodistas.

miércoles, julio 27, 2011

En Veracruz el crimen organizado y el Estado, atentan contra periodistas

Foto de Notiver

Apenas estuve en Coatzacoalcos, Veracruz, acompañando a colegas periodistas y por invitación de Reporteros Sin Fronteras, para hablar de autoprotección. No era la primera vez que iba a esa entidad; en los últimos meses he estado en aquella ciudad, pero también en Tantoyuca, en Córdoba, en Orizaba y tres veces en Xalapa.

No me cuentan el clima de tensión que viven muchos y muchas colegas; apenas en Coatzacoalcos, varios y varias colegas me comentaban no sólo de las amenazas que han recibido por parte de bandas criminales. En algún restaurante me advirtieron que "eso aquí no se menciona", cuando por alguna razón mencioné a "Los Zetas".

También me hablaban de que desde que llego Javier Duarte al Gobierno del Estado, ha habido una campaña perversa en contra de periodistas, a quienes les han fabricado delitos para encarcelarles, a pesar de que el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza y el propio gobernador Duarte han dicho incansablemente que les preocupan las agresiones contra periodistas y medios de comunicación.

El asesinato de la reportera Yolanda Ordaz es una triste muestra de que al Gobierno de Veracruz no sólo no le interesa investigar los muchos crímenes, sino que prefiere contribuir al desprestigio de las personas asesinadas antes de cumplir con el trabajo encomendado de investigar el crimen y atrapar a quienes tengan que ver.

Con desparpajo Reynaldo Escobar, procurador General de Justicia del Estado de Veracruz, pretendió asegurar que Yolanda estaba ligada con criminales y por eso la mataron (audio). ¿Así pretende dar seguimiento a este y otros asesinatos cometidos contra colegas, incluyendo los casos del propio diario Notiver? Este año van cuatro asesinatos en esa entidad y el gobierno de Duarte apenas lleva unos meses. ¿Qué podemos esperar durante todo su sexenio?

Suscribo el reclamo de Notiver de que el procurador debe renunciar, como lo exigió hoy en una editorial, pero no sólo debe renunciar, los medios y especialmente Notiver y la familia de Yolanda, deberían demandarlo por difamación y calumnia y debe ser investigado por violar las leyes aplicables por su irresponsable actuación como servidor público.

Lo peor de todo es que Reynaldo Escobar ha probado de sobra su desprecio al gremio y si no, basta recordar esta denuncia pública de cuando agredió a un colega siendo, paradójicamente, presidente de la Comisión Estatal para la Defensa de los Periodistas.

En menos de un mes Veracruz pasó del quinto al primer lugar de las entidades más peligrosas para ejercer el periodismo, porque se nota, que Javier Duarte y su gabinete tienen la piel muy sensible.

miércoles, junio 29, 2011

La ciudad silenciada

Piedras Negras, Coahuila.- Secretos a voces, rumores repetidos, sensaciones en el aire caliente que sofoca. Los “malosos” mandan en casi todo y están metidos hasta en la sopa, incluso, en las redacciones.

Manuel nos dijo a Daniel y a mi que no era seguro volar a Nuevo Laredo, Tamaulipas y prefirió reservarnos un vuelo a Monterrey, Nuevo León, donde curiosamente acababa de estar. Un día antes de mi llegada a Monterrey en esa ocasión, se había registrado una balacera, el día que regresé al DF, colgaron a dos personas de un puente, uno aún con vida. Y Manuel había dicho que era más seguro.

La autopista Monterrey-Nuevo Laredo transcurrió sin incidentes, salvo los dos personajes que atentamente nos observaban mientras comíamos en un parador. Tres cuates con aspecto fuereño a bordo de un Tsuru rotulado por el periódico “Zócalo” de Piedras Negras y hablando de temas de seguridad y periodismo, evidentemente llamaban mucho la atención.

La autopista termina en Nuevo Laredo, donde se convierte en una vía federal angosta, abandonada y muy peligrosa. En el tramo de apenas 150 kilómetros que separan esta ciudad de Tamaulipas y Piedras Negras en Coahuila es zona de tránsito de migrantes y de criminales. Después del Puente Comercial Internacional Colombia, extraño “codo” territorial de Nuevo León, comienza un enorme tramo de la “Tierra de Nadie”.

Tres retenes de la Armada de México dos de ellos separados por menos de dos kilómetros de distancia, y en los tres nos detuvieron para hacer la revisión rutinaria; prácticamente nadie se salva y es que como dicen en esta frontera “desde que llegaron los marinos nos sentimos con calma; aquí no puedes confiar ni en las policías ni en el Ejército, porque trabajan para los malosos”.

Mucho se habla de la escalada de violencia en Nuevo León y Tamaulipas, consecuencia del control que ejerce el grupo criminal de Los Zetas en estas entidades y que cotidianamente se reflejan en enfrentamientos, asesinatos, secuestros y sobre todo, actos de intimidación.

Pero en Piedras Negras eso no es noticia, porque es una ciudad silenciada por el crimen organizado. En esta ciudad mandan Los Zetas y nadie se les enfrenta. Cobran cuotas a comerciantes, imponen sus condiciones a los migrantes a quienes incluso obligan a actuar como “mulas” para pasar droga a Estados Unidos, so pena de asesinar a sus familias.

Las “Focas”, como llaman aquí a quienes hacen esa labor de vigilancia callejera, se les ve en todas partes, no se esconden; están fuera de los centros comerciales y en los alrededores de las plazas públicas. En bicicletas o motonetas recorren las calles de Piedras Negras para dar cuenta de todo lo que sucede, hoy particularmente sobre la presencia de esos dos periodistas que vienen del DF.

“Focas”, porque al primer informante y líder de los “Zetas” en esta ciudad se le conocía como “Fox 1” y pues entre colegas le comenzamos a decir “Foca”, por seguridad, confiesa un colega reportero que cubre policía.

En Piedras Negras hay “Focas” civiles, adolescentes y jóvenes sobre todo; pero los hay también que visten uniforme de la Policía Municipal. No es raro verles con dos teléfonos celulares y dos radios de onda corta; en uno reportan a sus superiores, en el otro a sus “jefes”.

Ser periodista en Piedras Negras

Hacer periodismo en esta frontera no es fácil como en muchos otros sitios del país. Hablar de temas de narcotráfico está definitivamente vetado, la autocensura es la alternativa de supervivencia, pero los “malosos” no tienen empacho en dictar los temas cuando así les conviene.

Hay periodistas que se encuentran en la nómina de los criminales y actúan como sus “jefes de prensa” hablando a otros periodistas, dándoles línea, dictándoles la información que se puede publicar y especialmente la que no se debe de publicar.

La anécdota reciente fue la de un joven fotoperiodista que le ganó al resto las tomas de una persona asesinada; ese mismo día recibió una “lección”. Fue privado de su libertad, golpeado, amenazado y tirado en una calle abandonada. Entre el gremio ronda la versión de que fueron los propios colegas quienes “lo pusieron” por andarse metiendo donde no debía.

Aquí a los periodistas se los llevan por las buenas o por las malas para ser “tableados”; son sometidos por los “malosos” para recibir tablazos en las nalgas como medida precautoria.

La peor anécdota fue la del colega asesinado por una nota que “reporteó” de un boletín de prensa de la Procuraduría General de la República (PGR). El error no fue de él, sino de sus jefes que le “firmaron” la nota.

El periodismo de esta región se ejerce libre cuando se trata de criticar a las autoridades a algunos empresarios o sindicatos, aún entre periodistas; pero es acallado cuando supone referirse a las actividades criminales o del ex gobernador Humberto Moreira.

En Piedras Negras no fue noticia el hecho de que llegaron los marinos en las primeras horas de un lunes a un bar a detener a los comensales, de todos conocidos operadores del crimen organizado. Este suceso no fue difundido en la prensa local.

Tampoco cuando una mujer fue asesinada por una bala perdida de un escolta de un alto funcionario del Gobierno del Estado y por el contrario la versión oficial fue que la señora estaba involucrada con los criminales.

Un periodista me dice que conoce de años a la madre de la mujer muerta y de sobra le consta que era una ciudadana más de Piedras Negras, pero en este caso, pasó a ser una mala persona y por eso la mataron.

Así es Piedras Negras, Coahuila, ciudad natal de la esposa del ex gobernador y actual presidente Nacional del PRI, Humberto Moreira, de quien dicen... decide hasta el último soplo del viento.

jueves, junio 23, 2011

No sorpende, pero se confirma que en Chiapas, hay un gobierno cacique y de piel delgada

El periodista no debe calificar, sino mostrar lo que sucede y que estos hechos sean los que normen el criterio ciudadano.

Pero ante la crudeza de la realidad es casi imposible no dar una opinión sobre la forma en cómo el gobierno de Juan Sabines Guerrero pretende procurar y administrar justicia contra sus enemigos políticos.

Sabido es y lo he hecho público que durante mi estancia en aquella entidad me tocó el arribo de este personaje, tristemente sobrino de uno de los mejores poetas que ha dado la Nación, a la silla de Gobierno y que poco tardaron en dejarme de invitar a sus eventos, pues como siempre llega tarde, yo nunca le esperé.

Pero ahora este sujeto empleado de las y los chiapanecos pretende utilizar a la fiscalia del estado para intimidar y encarcelar a un colega que de sobra se ha ganado su prestigio como un periodista honesto y de gran estatura moral.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas pretende involucrar a Isaín Mandujano Camacho en la agresión que sufrió otro periodista, Jacobo Elencavé y emite un comunicado digno de las peores redacciones de la nota roja, plagado de calificativos, ofensas y lo que es peor... con "dichos" que "suponen" la "presunta comisión de delitos", cosa más alejada del principio del Derecho que debe imponer la representación social.

Aquí transcribo el comunicado de la PGJE

lunes, junio 06, 2011

Malova, la rifa del auto y el cochupo de cada año.

El gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, mejor conocido como Malova pidió que no lo malinterpretaran, que rifaba un auto para "agradar" a periodistas que normalmente le acompañan en sus actividades cotidianas.

Fué más allá el ex priísta, ahora gobernante con los colores del Partido Acción Nacional: "No, si no les gusta esto no vengo a desayunar con ustedes y no hago ninguna rifa. Yo no estoy tratando de imitar, si se fijan no traigo discursos leídos, lo que les digo se los digo de corazón y se los digo con todo ánimo, nadie tiene ningún compromiso conmigo ni con mi gobierno por este desayuno, ni por la rifa, sino simple y sencillamente es una señal de que los tomo en cuenta, pero si no están agradados con eso no pasa nada."

Lo peor de todo es que esta escena podría repetirse en cualquiera de las 32 entidades del país, en cualquiera de los más de dos mil municipios mexicanos, como hace apenas unos años cuando el ex priista y ahora dizque perredista Juan Sabines Guerrero, gobernador de Chiapas, regaló teléfonos inteligentes Blackberry a su "fuente".

O cuando hace más años los periodistas que cubrían... (rellene usted el espacio).

Cada año, cada 7 de junio y sus vísperas y postrimerías, se vienen los desayunos, comidas, cenas, festejos por el Día de la Libertad de Expresión, donde gobernadores, congresistas, ediles y cuanto funcionario y funcionaria pueda, pretende "agasajar" a la prensa con regalitos, rifas, "Premios nacionales y/o estatales", etc, etc, etc.

Cada que se repite esta efeméride ya se ven a las asociaciones, organizaciones, sindicatos y clubes de periodistas "pasando la charola" con sus "amigos de la prensa" para que les paguen el festejo y hasta sean las y los invitados de honor y se toman la foto en el, para muchos añorado, "besamanos" y para otros tan vigente como su credencial para votar nueva.


Los discursos de siempre... "apoyamos y defendemos la Libertad de Expresión", como recién dijo el ex panista ahora priista, Gerardo Buganza, secretario general de Gobierno en Veracruz y lo dirá el presidente y el resto de gobernantes... nomás que no se les olvide que el 70% de las agresiones contra periodistas y medios de comunicación vienen de parte del Estado y 99% de éstos agravios siguen impunes... entre ellos el 100 por ciento de los asesinatos cometidos desde 2004.

Y la SIP, el club de los dueños de los medios, volverá a gritar contra quienes pretenden acallar a la prensa, pero también callarán su miseria humana de no pagar salarios dignos, de no dar seguridad social ni condiciones laborales a sus periodistas.

Y lo peor de todo... aunque no lo crean hay algo peor... que muchos y muchas en el gremio periodístico está de acuerdo con estas rifas, tamales y apapachos... así que no esperen que la clase política deje éstas prácticas si siguen pidiendo su "apoyito", su boleto pa'la rifa y su Itacate para la familia.

viernes, mayo 27, 2011

Menos discurso y más datos. ¿Cómo cubrir una elección?

En México todos los años hay elecciones, federales, estatales, municipales y a veces comunitarias. No debería de ser algo nuevo cada proceso electoral, pues los medios y periodistas estamos metidos en éstos todo el tiempo, a veces con mayor o menor intensidad, según el alcance de las elecciones que nos toca atender.

Sin embargo la cobertura que veo sigue siendo la misma y a veces raya en la mediocridad de los medios que siguen pensando que reproducir los discursos de los candidatos es hacer periodismo. Peor aún, las empresas de medios ven en estas recurrentes votaciones la mejor manera de agrandar sus bolsillos para la temporada de "vacas flacas" y entonces lo que menos les interesa es la cobertura real, sino la facturación de la foto, el discurso, el spot, la publinota.

Hoy la cobertura de procesos comiciales tiene el aderezo terrible de convertir en noticia cada simple tuit de un candidato o de sus detractores y detractoras, sin dejar de lado la recurrencia a las encuestas de intención de voto que más bien parece una forma de hacerle campaña a un candidato desde las encuestadoras y los medios.

¿Cómo cubrir mejor una elección?

1.- Debemos entender que el proceso electoral se divide en fases y al menos hay un antes, un durante y un después de la jornada de votación.

2.- Las historias no son sólo las que dan las y los candidatos (y a veces los medios sólo se concentran en las acusaciones entre sí).

3.- Hay mil historias que contar sobre cómo se organiza una elección, quiénes intervienen, el papel de las autoridades en la materia, quiénes son y qué hacen.

4.- Los discursos de aspirantes a un cargo de elección popular son eso, discursos que buscan espacio en los medios, no realmente convencer al electorado.

5.- Aplicando principios de periodismo de precisión se pueden llevar registros pormenorizados de las promesas de campaña, para que una vez que gane quien gane, se pueda hacer un seguimiento de ellas.

6.- Igualmente, este registro de promesas nos da datos duros para ir haciendo comparativos entre las distintas ofertas y ver si hay promesas iguales, similares o de plano contradictorias.

7.- Es muy fácil analizar el futuro de cada "promesa". Una gran cantidad son simplemente incumplibles, porque no son facultad del cargo al que se aspira, por ejemplo. Un candidato a gobernador puede prometer aumentar en 100% el presupuesto para el programa "Oportunidades", pero ese es un programa federal y por tanto, sólo el Congreso de la Unión o la propia Secretaría de Desarrollo Social pueden determinar el gasto, no un gobernador... ejemplos hay miles, pero como periodistas también ignoramos los ámbitos de competencia y sólo reproducimos lo dicho.

8.- Otra fuente de información valiosísima son las organizaciones, los grupos de población, como por ejemplo ¿cómo votará la comunidad LGBTTTI en las elecciones para renovar gobernador en mi natal Estado de México?, ¿qué opinan las organizaciones feministas de las propuestas de candidatos en materia de violencia de género?,¿hay compromisos de protección a animales callejeros en las promesas?

9.- El delicado tema de las redes sociales. ¿Cómo reportear desde éstas sin ser meros reproductores de tuits o de notitas en Facebook o videítos en YouTube?, ¿qué historias podemos encontrar desde estas fuentes de información?

Estas son tan sólo algunas de las muchas ideas que se me ocurren para de verdad cubrir una elección y no sólo reproducir dichos de aspirantes.

martes, mayo 10, 2011

La responsabilidad de comunicar e informar sobre marchas y manifestaciones

Esta semana tuve nuevamente el gusto de charlar con Mario Campos, colega periodista, conductor de la primera emisión del Noticiario Antena Radio del Instituto Mexicano de la Radio. Charlamos sobre cuál debe ser el papel de las y los periodistas a la hora de cubrir una manifestación o una marcha.

La primera reflexión tiene que ver con nuestra propia labor informativa. Una marcha casi siempre será noticia porque tiene un impacto social, político, económico o inclusive religioso y hasta deportivo; pero eso nos obliga a tomar de entrada una decisión editorial: ¿cubriremos esa marcha?

La objetividad como tal es un mito, lo sabemos, pero la búsqueda de información y la cobertura de estos sucesos relevantes nos obliga a tener muy en cuenta nuestra "objetividad periodística"; es decir, debemos limitarnos a la narración de los acontecimientos sin calificativos, sin exaltar u omitir detalles de los hechos de manera intencional con el fin de generar una opinión en nuestro público o satisfacer nuestros propios idearios.

Somos periodistas, pero somos personas, con emociones, intereses, ideas políticas, etc. De facto es difícil mantenernos fuera de una opinión; pero lo que sí debemos hacer es olvidarnos de nuestras filias y fobias y limitarnos a contar la historia de lo que vemos.

Otro aspecto es recordar que como periodistas nuestro trabajo es cubrir un evento y no participar en él. No podemos ser juez y parte, no podemos llevar la grabadora en una mano y la pancarta en otra; no podemos entrevistar a alguien y al mismo tiempo lanzar consignas.

No quiere decir que no podamos participar en una marcha, pero si lo hacemos, entonces no podemos pretender cubrirla al mismo tiempo y me parece que varios y varias colegas cometieron el error de ser periodistas y activistas al mismo tiempo.

Falta entrenamiento

Nos falta entrenamiento en la cobertura de manifestaciones, tanto en cómo organizarnos para ello y cómo tomar mejores decisiones editoriales que no antepongan nuestras ideologías.

Pero también nos falta entrenamiento "táctico", en cómo hacer una cobertura efectiva sin ponernos en riesgo, sobre todo en aquellas manifestaciones que terminan en hechos violentos, como es cada vez más seguido en las manifestaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y en donde cada vez es más común la agresión directa contra periodistas.

Apuesto siempre a la Autoprotección. A tomar distancia de la manifestación, a apostarnos en sitios seguros desde donde podamos ver los hechos sin ponernos en la línea de fuego de manifestantes y policías.

Debemos entender cómo funcionan los operativos policiales de disuación social, para saber cuál es la mejor manera de cubrir un hecho que termina en enfrentamiento. Esto incluye identificar rutas de escape y evacuación en caso de que nos encontremos en riesgo.

Parece obvio pero no podemos olvidar que debemos usar vestuario cómodo y calzado que ayude a soportar largas caminatas. Cubrirnos la cabeza del sol, llevar una mochila ligera bien sujeta al cuerpo para facilitar nuestros desplazamientos. No olvidemos una botella de agua y pañuelos de tela, para usarlos en caso de que haya gases lacrimógenos de por medio.

Es siempre recomendable acudir al menos dos colegas del mismo medio y que puedan tener comunicación directa con el editor o editora a través de radios de onda corta; los celulares no siempre ayudan.

Cubrir manifestaciones debe ser siempre bajo criterios de cobertura segura, porque si terminamos en medio de la trifulca ganamos golpes y perdemos la noticia.


Aquí les comparto el podcast de Antena Radio

martes, abril 19, 2011

Gabinete tuitero... ¿reporteros followers?

Se tardaron, les daba miedo, no le entendían, finalmente la orden vino desde Los Pinos y el Gabiente en pleno tiene la instrucción presidencial de utilizar Twitter para informar de sus actividades.

¿Bueno, malo, necesario, "trendi"?

Hace casi dos años que comencé a utilizar las redes sociales como herramienta de comunicación para una oficina pública; hoy esa dependencia apenas hace algo en Twitter y Facebook.

Hace poco más de un año que asesoro a algunas dependencias federales y funcionarios en esta materia y el aprendizaje ha sido mucho en ambos lados y hasta punto de referencia para otras dependencias.

Que ahora todas las dependencias y sus titulares lo hagan me parece un ejercicio importante de llegar a las y los ciudadanos. Inclusive desde la Presidencia de la República se ha ordenado aplicar la identidad gráfica en las cuentas de Twitter, Facebook y YouTube y que se agreguen enlaces directos a sus páginas web institucionales.

Eso fue hace más de un mes y tal vez a mis colegas no se les había ocurrido echarle un ojo.

Es un buen ejercicio pero hay detalles que no podemos pasar por alto.

El Gobierno Federal, Alejandra Sota, vocera del presidente, y el propio Calderón parecen olvidar algo. Twitter no es México ni toda la población está en Twitter. Menos del 1 por ciento de la población mexicana usamos la herramienta.

Esto significa que el gobierno se equivoca si cree que cumple con su obligación de informar sólo porque lo tuitea. No, eso no es ni transparencia ni mucho menos rendición de cuentas.

El otro gran detalle y quizá mucho más importante es que las y los periodistas crean que ahora tendrán menos chamba si sólo retuitean lo publicado en estas cuentas oficiales o peor aún, si creen que cada tuit vale una nota, como ha sido su costumbre.

Que un funcionario o una dependencia difunda un mensaje de 140 caracteres o menos es una referencia periodística y eso, no en todos los casos.

Ve un tuit "oficial u oficioso" es un dato que ayuda a hacer una nota, pero no sustituye el ejercicio periodístico de contrastar fuentes, de profundizar en la información, de verificar los datos... acciones que ni siquiera debería mencionar, pero que parece que es necesario recordar.

jueves, marzo 24, 2011

Acuerdo para la Cobertura de la Violencia... ¡ah qué cinismo!

Mucho habremos de leer, ver y escuchar sobre este Acuerdo para la Cobertura de la Violencia firmado por directivos de 715 medios de comunicación en el marco del inicio de la "segunda temporada" del Reality Show Iniciativa México.

Muchos comentarios a favor por parte de sus promoventes... muchos en contra por parte de periodistas, académicos y organizaciones.

No quiero entrar en los detalles de ese Decálogo de buenas intenciones, acaso me referiré a algunos detalles que veo de entrada.

1.- Este Acuerdo lo firmaron los directivos y dueños de los medios, no periodistas que somos quienes andamos día a día en las coberturas. Al no ser firmado por periodistas sino por sus patrones, entonces ¿es una imposición de facto?, ¿por qué no se consensuó?

2.- ¿Necesitábamos periodistas y medios hacer un Acuerdo de ésta naturaleza y presentarlo como parte de un Reality televisivo? ¿Acaso el manejo ético de la información, la presunción de inocencia, el respeto a la vida privada, el respeto a los derechos de las víctimas y la infancia no son valores éticos y deontológicos que debemos practicar tan sólo por ser periodistas? Incluso... ¿no debemos promover el respeto a las leyes todo el tiempo y no decir que ahora sí lo vamos a hacer?

3.- ¿Necesitábamos un Acuerdo para recordar que somos un gremio y debemos protegernos mútuamente e indignarnos cuando alguno o alguna de nosotras recibe una amenaza o es víctima de una agresiuón?

4.- ¿Por qué este Acuerdo NO INCLUYE un compromiso real de fortalecer las condiciones laborales de las y los periodistas y la capacitación permanente?

Parafraseando a un gobernador... este Acuerdo "me da asquito".

Si hay medios que firman un Acuerdo de principios éticos, es porque antes nunca habían sido éticos.

PD.- Díganle a esos y esas que firmaron su jodido acuerdo que pueden comprarme mi Manual de Autoprotección para Periodistas si es que les interesa mi pequeño aporte al tema.

miércoles, febrero 23, 2011

Apoyo gremial... ese viejo mito... nuevamente ratificado

El caso Aristegui vino a poner en evidencia una vez más la falta de solidaridad en el gremio periodístico y peor aún... vino a demostrar que muchos grupos y organizaciones de esa mítica "Sociedad Civil", también navegan con preferencias.

Apenas se conocía la separación de Carmen Aristegui de MVS, cuando en redes sociales, en espacios públicos y en las afueras de la propia empresa de la familia Vargas, decenas, cientos, miles gritaban consignas contra el Gobierno Federal y el corporativo de medios por lo que calificaron como un atentado a la libertad de expresión.

Gritos y sombrerazos para apoyar a una conductora de un espacio noticioso.

¿Y dónde quedan esas personas que tanto ruido hicieron con este caso, cuando colegas de la pequeña emisora Radio 13 llevan meses, largos meses sin cobrar?

¿Dónde están esos grupos, organizaciones de derechos humanos, de la sociedad civil, cuando otro grupo de colegas denuncia públicamente la estafa de que fueron víctimas por parte de Laura Itzel Castillo y sus huestes con el caso de El Periódico?

¿Dónde están cuando otros colegas reciben peores tratos, despojos, amenazas y despidos?

¿Es porque no son "figuras"?

¿Dónde está la solidaridad y apoyo que como gremio necesitamos?

miércoles, febrero 16, 2011

El valor de la ética y la deontología periodística

No es la primera vez que lo digo o lo escribo. La libertad de expresión NO es una patente de corzo para agredir, menospreciar, calificar, juzgar ni mucho menos cuasi informar.

Es lamentable que haya personas que usan micrófonos y cámaras para denostar y vilipendiar argumentando que "hacen periodismo" y que es además... el "estricto apego a su libertad de expresión".

Reclamamos, exigimos, gritamos "Libertad de Expresión", pero muchos y muchas que reclaman eso no tienen el menor reparo por respetar valores éticos ni deontológicos que deben regir a nuestra profesión, como el respeto a la vida privada, el respeto a los derechos de la infancia, la objetividad periodística, la precisión y rigor investigativo, la separación entre opinión e información, la distinción entre publicidad e información y otros valores más.

Cada periodista tiene sus propios valores éticos como persona, pero nuestra profesión exige respetar principios deontológicos que debemos defender, pero sobre todo vivir. Bien lo dice mi querida colega Yolo Casas: "la ética es al individuo, como la deontología al grupo".

Mucho drama, mucho ruido, mucho ir y venir con el caso de Carmen Aristegui y MVS. Como sea, el resultado es el regreso de la presentadora a su noticiario matutino en esta empresa que ahora sí, hace público eso que dicen se llama "Código de ética" y que es en realidad un "Acuerdo general de política editorial y reglas de conducta ética entre Noticias MVS y la periodista María del Carmen Aristegui Flores".

Doble discurso, doble moral, una tomada de pelo es lo que podría representar este documento firmado en 2009, cuando Aristegui llegó a MVS, porque no hay una definición de valores éticos. Es un catálogo del ser y el deber ser sólo aplicable al espacio matutino del 102.5 de FM.

Y lo que es aún peor... algunas de esas "reglas de conducta éica" son contrarias a los valores deontológicos que deberían privar en el ejercicio profesional del periodismo internacional y del mexicano en particular.

Cito: "Los titulares de las emisiones y Noticias MVS no representan a ningún partido político, grupo beligerante, iglesia o secta, ni protegen intereses de ciudadanos, organizaciones o gobiernos extranjeros en México", aunque nadie puede negar el activismo político de Carmen Aristegui en favor de Andrés Manuel López Obrador.

Dice: "Privacidad.- El programa y las personas que en él intervienen se oponen a invadir o perturbar el derecho de los individuos a la vida privada, aún en el caso de ciudadanos con actividad o función pública. Este precepto sólo estará limitado por el grado en el cual la conducta o comportamiento privado de estos ciudadanos afecte su desempeño público". Es decir, el alcoholismo de un funcionario público sólo sería noticia si su enfermedad afecta su desempeño laboral... ¿entonces?

Afirma: "Bajo un esquema novedoso y creativo, y sin demérito del trabajo periodístico ni afectar la imagen del titular de la emisión, el programa podrá ser transmitido desde las instalaciones o locaciones de algún cliente que así lo decida". O sea, si un anunciante quiere que el noticiario se transmita desde sus instalaciones, basta con que lo pida... ¿eso es independencia editorial?, este texto ni siquiera dice que el cliente deba pagar por esa emisión... dice... "que así lo decida", ¿aún sin el consentimiento de MVS o sus conductores y conductoras?

Otro más: "Los viajes que no tengan que ver con la cobertura de actividades y hechos que generen información y que les sean ofrecidos de manera particular a reporteros y conductores se consideran 'regalos'". O sea que no aceptan que les regalen viajes de placer, pero sí que les paguen los pasajes y viáticos para hacer una cobertura... ¿eso no es una forma de chayo?

Este es el documento... se firmó en 2009...

lunes, enero 24, 2011

"¿Tienes el valor o te vale?", diez años de doble moral

Todos y todas recordamos esa frase de "¿tienes el valor o te vale?" y sus spots de televisión a través de los cuáles Fundación Televisa, brazo "social" de Televisa, pretende inculcar valores de respeto, igualdad, honestidad.

Este 2011 esa campaña cumple su primera década al aire y tristemente no hemos visto buenos resultados. México no desea avanzar en su propia revalorización y ser un país más humano, respetuoso, honesto y no discriminador.

Escuchar esa canción del gran Chava Flores de "A qué le tiras cuando sueñas mexicano" muestra que pasan y pasan los años y seguimos siendo una sociedad indolente, poco trabajadora, corrupta y comodina, que reclama la transa oficial, pero da mordidas para evitar hacer fila y sigue comprando piratería.

Cada cual debe hacer su parte y eso, es lo que menos ha hecho Televisa, que pretende inculcar valores cuando en realidad sólo ha sido una empresa reproductora de estigmas discriminatorios, una empresa que se jacta de fomentar la violencia de género y la homofobia, que insiste en pretender predicar al catolicismo como la única fe verdadera.

Televisa ni tiene el valor y si... le vale.

Un spot de Galavisión anuncia el programa "Cero en conducta" de Jorge Ortiz de Pinedo como la "mejor escuela"; las Telenovelas sólo tienen discursos violentos y machistas y que se vale robar, mentir, asesinar para ser exitoso en la vida.

Noticiarios con lectores de noticias que entrevistan a narcos en horario triple A y defenestran a menores de edad no sólo exponiéndolas violando la ley, sino que además pretenden hacerlas ver cómo responsables de que un alcoholizado cantante pop las haya abusado sexualmente.

Programas de comedia barata que cosifican a las mujeres, se burlan de la comunidad gay, de personas indígenas o afrodescendientes y se trata a niños y niñas como idiotas.

Y la cereza de este pastel de décimo aniversario es el estreno del programa de televisión de la peruana Laura Bozo, a quien antes de salir al aire le hicieron una agenda para visitar cuanto programa de televisa se transmite para anunciar su "exitoso regreso" a la pantalla. Entrevistas obligadas, ordenadas por las cabezas sin valores.

La misma Laura Bozo sentenciada a prisión en Perú por sus nexos de corrupción con Vladimiro Montesinos, el brazo assino del ex presidente Alberto Fujimori.

Y ya ni qué decir de la forma tramposa y corrupta que tiene Televisa de legislar más allá del Congreso para tener licitaciones y compras a modo del espacio radioeléctrico, de controlar espacios publicitarios y el discruso mediático en México y lamentablemente... en América Latina.

Esos son los valores que promueve Televisa... y claro... otros valores les valen

miércoles, enero 19, 2011

El periodismo de Joaquín López Dóriga y el ser vocero del crimen

¿Qué es más importante, la captura del JJ o la de "El Amarillo"...?

Esa fue la pregunta que Joaquín  López Dóriga lanzó a través de su cuenta personal de Twitter, como invitando al auditorio a reflexionar si la captura de un repartidor de drogas de baja monta es más importante que la de un sujeto que es señalado de haber fundado uno de los grupos criminales más temidos de los últimos años.

Uno, "El JJ" es un simple "dealer", un distribuidor de drogas, empleado de otro apodado "La Barbie", que a su vez era empleado de otro más importante y que en vida llevó el nombre de Arturo Beltrán Leyva. El tal JJ saltó a la fama por haberle disparado en la cabeza al futbolista Salvador Cabañas en un pleito de cantina y esa fue la triste nota en los medios, no si fue apresado por distribuir narcóticos.

El otro, el conocido como "El Amarillo", un militar desertor que dejó el Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) del Ejército Mexicano para crear, junto con otros como él, un comando paramilitar al servicio del Cartel de Sinaloa, encargado de cobrar derechos de piso y asesinar a los enemigos de Joaquín Guzmán Loera (a) "El Chapo" y que al darse cuenta de su poder, decidieron hacer su negocio propio.

Y López Dóriga pregunta qué es más importante. Pregunta tonta para su público tradicionalmente tonto, sobre todo cuando él mismo respondió por anticipado desde ayer.

En su noticiario radiofónico López Dóriga dedicó más de 20 minutos al tema de "El JJ", apenas unos minutos a "El Amarillo". En su noticiario de TV abrió con el mismo tema de "El JJ", le dedicó alrededor de 25 minutos, con "reconstrucción" de la historia y luego presentando como la súper exclusiva una entrevista de Carlos Loret de Mola con el mismísimo JJ. ¿De cuándo a acá los periodistas debemos pedir y pagar a la autoridad por tener una exclusiva con un presunto delincuente?

¿Con qué cara Joaquín López Dóriga le pregunta al auditorio qué captura es más importante si con su manejo de la información no sólo le hace la comunicación social a la PGR y al Gobierno Federal, sino que le hace de publirrelacionista a las mismas bandas del crimen organizado?

De entrada yo como reportero me sigo negando a acudir a las presentaciones de las personas que son detenidas. Que me manden el boletín si lo desean, ya veré si amerita o no una nota.

Pero de eso a darle ¡siete minutos de tiempo aire en TV! a un dealer de baja monta... eso... eso es otra cosa