miércoles, enero 19, 2011

El periodismo de Joaquín López Dóriga y el ser vocero del crimen

¿Qué es más importante, la captura del JJ o la de "El Amarillo"...?

Esa fue la pregunta que Joaquín  López Dóriga lanzó a través de su cuenta personal de Twitter, como invitando al auditorio a reflexionar si la captura de un repartidor de drogas de baja monta es más importante que la de un sujeto que es señalado de haber fundado uno de los grupos criminales más temidos de los últimos años.

Uno, "El JJ" es un simple "dealer", un distribuidor de drogas, empleado de otro apodado "La Barbie", que a su vez era empleado de otro más importante y que en vida llevó el nombre de Arturo Beltrán Leyva. El tal JJ saltó a la fama por haberle disparado en la cabeza al futbolista Salvador Cabañas en un pleito de cantina y esa fue la triste nota en los medios, no si fue apresado por distribuir narcóticos.

El otro, el conocido como "El Amarillo", un militar desertor que dejó el Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) del Ejército Mexicano para crear, junto con otros como él, un comando paramilitar al servicio del Cartel de Sinaloa, encargado de cobrar derechos de piso y asesinar a los enemigos de Joaquín Guzmán Loera (a) "El Chapo" y que al darse cuenta de su poder, decidieron hacer su negocio propio.

Y López Dóriga pregunta qué es más importante. Pregunta tonta para su público tradicionalmente tonto, sobre todo cuando él mismo respondió por anticipado desde ayer.

En su noticiario radiofónico López Dóriga dedicó más de 20 minutos al tema de "El JJ", apenas unos minutos a "El Amarillo". En su noticiario de TV abrió con el mismo tema de "El JJ", le dedicó alrededor de 25 minutos, con "reconstrucción" de la historia y luego presentando como la súper exclusiva una entrevista de Carlos Loret de Mola con el mismísimo JJ. ¿De cuándo a acá los periodistas debemos pedir y pagar a la autoridad por tener una exclusiva con un presunto delincuente?

¿Con qué cara Joaquín López Dóriga le pregunta al auditorio qué captura es más importante si con su manejo de la información no sólo le hace la comunicación social a la PGR y al Gobierno Federal, sino que le hace de publirrelacionista a las mismas bandas del crimen organizado?

De entrada yo como reportero me sigo negando a acudir a las presentaciones de las personas que son detenidas. Que me manden el boletín si lo desean, ya veré si amerita o no una nota.

Pero de eso a darle ¡siete minutos de tiempo aire en TV! a un dealer de baja monta... eso... eso es otra cosa

No hay comentarios.: