viernes, mayo 27, 2011

Menos discurso y más datos. ¿Cómo cubrir una elección?

En México todos los años hay elecciones, federales, estatales, municipales y a veces comunitarias. No debería de ser algo nuevo cada proceso electoral, pues los medios y periodistas estamos metidos en éstos todo el tiempo, a veces con mayor o menor intensidad, según el alcance de las elecciones que nos toca atender.

Sin embargo la cobertura que veo sigue siendo la misma y a veces raya en la mediocridad de los medios que siguen pensando que reproducir los discursos de los candidatos es hacer periodismo. Peor aún, las empresas de medios ven en estas recurrentes votaciones la mejor manera de agrandar sus bolsillos para la temporada de "vacas flacas" y entonces lo que menos les interesa es la cobertura real, sino la facturación de la foto, el discurso, el spot, la publinota.

Hoy la cobertura de procesos comiciales tiene el aderezo terrible de convertir en noticia cada simple tuit de un candidato o de sus detractores y detractoras, sin dejar de lado la recurrencia a las encuestas de intención de voto que más bien parece una forma de hacerle campaña a un candidato desde las encuestadoras y los medios.

¿Cómo cubrir mejor una elección?

1.- Debemos entender que el proceso electoral se divide en fases y al menos hay un antes, un durante y un después de la jornada de votación.

2.- Las historias no son sólo las que dan las y los candidatos (y a veces los medios sólo se concentran en las acusaciones entre sí).

3.- Hay mil historias que contar sobre cómo se organiza una elección, quiénes intervienen, el papel de las autoridades en la materia, quiénes son y qué hacen.

4.- Los discursos de aspirantes a un cargo de elección popular son eso, discursos que buscan espacio en los medios, no realmente convencer al electorado.

5.- Aplicando principios de periodismo de precisión se pueden llevar registros pormenorizados de las promesas de campaña, para que una vez que gane quien gane, se pueda hacer un seguimiento de ellas.

6.- Igualmente, este registro de promesas nos da datos duros para ir haciendo comparativos entre las distintas ofertas y ver si hay promesas iguales, similares o de plano contradictorias.

7.- Es muy fácil analizar el futuro de cada "promesa". Una gran cantidad son simplemente incumplibles, porque no son facultad del cargo al que se aspira, por ejemplo. Un candidato a gobernador puede prometer aumentar en 100% el presupuesto para el programa "Oportunidades", pero ese es un programa federal y por tanto, sólo el Congreso de la Unión o la propia Secretaría de Desarrollo Social pueden determinar el gasto, no un gobernador... ejemplos hay miles, pero como periodistas también ignoramos los ámbitos de competencia y sólo reproducimos lo dicho.

8.- Otra fuente de información valiosísima son las organizaciones, los grupos de población, como por ejemplo ¿cómo votará la comunidad LGBTTTI en las elecciones para renovar gobernador en mi natal Estado de México?, ¿qué opinan las organizaciones feministas de las propuestas de candidatos en materia de violencia de género?,¿hay compromisos de protección a animales callejeros en las promesas?

9.- El delicado tema de las redes sociales. ¿Cómo reportear desde éstas sin ser meros reproductores de tuits o de notitas en Facebook o videítos en YouTube?, ¿qué historias podemos encontrar desde estas fuentes de información?

Estas son tan sólo algunas de las muchas ideas que se me ocurren para de verdad cubrir una elección y no sólo reproducir dichos de aspirantes.

1 comentario:

Isidro Cadena dijo...

Deberías decírselo a mis maestros. Yo les mando una copia de esto haber sí lo leen... espero