lunes, enero 28, 2013

Protección a Periodistas, un reto del que Enrique Peña Nieto no ha hablado

A dos meses de que iniciara el gobierno de Enrique Peña Nieto, algunos organismos internacionales vinculados a la defensa de la libertad de expresión vuelven a poner en la mesa el tema de la violencia hacia periodistas y medios de comunicación.

A nivel global, Reporteros Sin Fronteras (RSF) da cifras escalofriantes de lo que la misma organización califica como una “hecatombe”: 88 periodistas víctimas de asesinato, 879 que fueron detenidos y/o interpelados, mil 993 agredidos y amenazados, 38 colegas privados de su libertad y 73 más que tuvieron que autoexiliarse para salvar sus vidas.

En el hemisferio, la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) da cuenta de 45 homicidios, más de la tercera parte (17) cometidos en México, según este reporte de agresiones 2012.

A estas cifras se sumarán los recuentos anuales que organizaciones civiles realizan sobre la situación de la libertad de expresión en México, que insisten en señalar que el nuestro, es el país más peligroso para ejercer el periodismo.

Este panorama supone un reto para Enrique Peña Nieto que durante su campaña no hizo referencia alguna al tema y por el contrario, en el Pacto por México firmado entre Gobierno y partidos políticos, hacen creer que el Mecanismo vigente no sirve y peor aún, el régimen peñanietista supone que el crimen organizado está detrás de las agresiones contra medios y periodistas. Nada más alejado de la realidad.

Los nombramientos en el nuevo Gabinete han alcanzado las Secretarías de Estado y la gran mayoría de Subsecretarías. En Gobernación, por ejemplo, la ex panista Lía Limón es la nueva subsecretaria de Derechos Humanos, pero la Unidad de Derechos Humanos, donde opera directamente el Mecanismo Federal de Protección, permanece acéfala desde el 1 de diciembre pasado.

En la Procuraduría General de la República tampoco se ha nombrado titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión y con la desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública, la Junta de Gobierno del Mecanismo perdió una representación gubernamental.

¿Qué encuentra el presidente?

El mandatario heredó un Mecanismo Federal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, cuya junta de Gobierno y Consejo Consultivo “alcanzaron” a constituirse de forma atropellada antes de que concluyera el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Días antes de que el panismo abandonara Los Pinos se reglamentó la Ley en esta materia, se publicaron los lineamientos de operación de este Mecanismo y se firmaron convenios con 25 Gobiernos Estatales, quedando pendientes siete entidades.

A mediados de noviembre, Gobernación publicó la Estrategia Nacional de Fortalecimiento en Seguridad y Justicia para Medios de Comunicación en México, documento que elaboró junto con la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), que más que estrategia, es una lista de recomendaciones sobre cómo debieran conducirse medios y gobierno para la cobertura de temas de violencia, privilegiando nuevamente, la idea de que es el crimen organizado el que más atenta contra la libertad de expresión.

Y más aún, esta “Estrategia” pareciera que pretende dictar normas de conducta a periodistas para “no estorbar” las acciones policiales del Estado.

Hoy el Mecanismo Federal de Protección opera “con pinzas”. Perseo Quiroz, ex asesor del ex subsecretario Max Diener, es el director del Mecanismo, pero no ha completado el equipo que quedó maltrecho con el cambio sexenal y si bien la dependencia sigue atendiendo los casos de protección de periodistas y personas defensoras, evidentemente no puede brindar la mejor atención a quienes se encuentran en riesgo por su trabajo. ¿Qué pasaría si aumenta el número de personas peticionarias en el mecanismo y no hay personal que les atienda?

¿Qué le falta al presidente?

El secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong debe convocar a la brevedad una reunión de la Junta de Gobierno del Mecanismo, así como a su Consejo Consultivo en pleno.

Urgen los nombramientos necesarios en las dependencias federales involucradas en el Mecanismo, así como certeza en el presupuesto que contará para atender los casos vigentes y todos los nuevos que, con seguridad, irán recibiendo en este 2013.

La Secretaría de Gobernación debe completar las plazas vacantes en el Mecanismo con personas que cumplan los perfiles estipulados en la Ley y dejar en claro las razones por las cuales dejaron de trabajar en la dependencia quienes estaban bajo el mando de Ohemeira López Reyna, ex responsable del Mecanismo.

No hacerlo, es dar una mala señal sobre el interés y preocupación del Estado Mexicano en garantizar el libre ejercicio de la libertad de expresión y la defensa de los derechos humanos.

No hay comentarios.: