jueves, febrero 14, 2013

DF, el mítico refugio para la libertad de expresión

Alguien me decía que a veces lo improvisado funciona mejor.

El Mecanismo de Protección a Periodistas y Personas Defensoras del Derechos Humanos del Distrito Federal es el más claro ejemplo de esto, pues cuando el Gobierno capitalino quiso institucionalizarlo, fue cuando dejó de operar con la efectividad con la que lo hacía.

Hace casi un año, el entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard Casaubón firmó el convenio para poner en marcha este mecanismo (VIDEO) y presumió que la capital del país sería un refugio para aquellas personas que por su labor periodística o de defensa de derechos humanos, son objeto de amenazas, agresiones e inclusive atentados contra su vida.

Me invitaron a ser parte del Grupo Consultivo para recibir y analizar los casos, hacer evaluaciones de riesgo y proponer acciones. Acepté a pesar de que es un trabajo con demasiada responsabilidad a cambio de ninguna remuneración.

Hoy me invitan a la primera reunión de 2013, luego de dos meses de no reunirnos, como si los agresores contra periodistas tomaran vacaciones o se esperaran a que el nuevo gobierno se asiente en sus nuevas responsabilidades.

La secretaría ejecutiva del Mecanismo, adscrita a la Subsecretaría General de Gobierno del DF pone textual en el correo de convocatoria que esta cita es "en el marco de garantizar la integridad tanto de periodistas, como de defensores y defensoras de Derechos Humanos en situación de riesgo con motivo del ejercicio de su profesión".

Claro, durante dos meses no hubo urgencia de garantizar esta integridad.

En diciembre el Grupo Consultivo simplemente dejó de sesionar sin aviso de la parte oficial del mecanismo o al menos a mi nadie me lo comentó y entonces se dejaron de atender los casos, fueran urgentes o no... incluyendo uno en el que una familia completa se encontraba bajo amenazas de muerte y había sido objeto ya de agresiones.

Me invitan a retomar el análisis de los casos... ¡de los mismos casos que se quedaron en el escritorio en diciembre!

¿Y qué le decimos a las probables víctimas?, ¿qué nos tengan paciencia?

Por supuesto que como periodista y como persona convencida en el trabajo de asesoría y protección de colegas y personas defensoras de derechos humanos no he dejado de atender estos casos pendientes y otros que, por supuesto, nunca llegaron al Mecanismo del DF porque no confían en que sirva.

Hace un mes nos reunimos personas y organizaciones ajenas al gobierno, junto con representantes de la CDHDF para analizar esta situación del Mecanismo que ha dejado de ser efectivo, que no cuenta con recursos para apoyar a víctimas y que carece de una Ley exprofeso. Pedimos una reunión con el Jefe de Gobierno y con los titulares de las secretarías de Gobierno, Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Sigo esperando respuesta.

Pero eso si. Ya me convocan a que nos reunamos a analizar los casos que hemos revisado desde noviembre.