lunes, abril 22, 2013

Superando la victimización, periodistas actúan


Hace unos días, junto con el periodista Rogelio Hernández López y el abogado Edgar Omar Viniega, ambos de la Casa de los Derechos de Periodistas (CDP), fui a la ciudad de San Luis Potosí, capital del estado del mismo nombre, en el altiplano del país.

Fuimos a impartir un nuevo Taller de Autoprotección para Periodistas convocado por el Colegio de Periodistas y Comunicadores. Un taller al que inicialmente convocamos a 50 colegas y llegaron más de 60 provenientes de cuatro regiones de la entidad, especialmente de la región Huasteca, donde las amenazas a periodistas son constantes.

Colegas se reconocen vulnerables, pero no se quedan con esa autovictimización que a veces inmoviliza, sino que convocaron a este ejercicio de reflexión para una cobertura más segura y además lograron cosas importantes con nuestro respaldo, el de la CDP como organización de periodistas y el nuestro en lo personal.

Logramos que dos universidades, una pública y una privada, aceptaran sentarse a analizar la pertinencia de seguir apoyando cursos de este tipo en toda la entidad.

Logramos que después de este taller, le pongamos fecha a dos talleres iguales en otras regiones de SLP.

Allí logramos que un diputado local mostrara una iniciativa de ley de Protección a Periodistas que, como suele pasar, querían mantener oculta a quienes pretende beneficiar: periodistas.

El diputado aceptó hacer lo que le tocara hacer para que la iniciativa no se discutiera en el Congreso del Estado, si ésta no iba acompañada de las reflexiones del gremio potosino. Se trata de que no legislen a nuestras espaldas.

Pero en este ejercicio también logramos algo importante. El presidente municipal de San Luis Potosí declaró públicamente a esta ciudad como una ciudad que brindará refugio hasta por seis meses a periodistas en riesgo y bajo amenazas, sin importar la entidad federaria donde labore.

Se trata de que se lo estemos recordando todo el tiempo y proponga ante el Cabildo potosino los recursos necesarios para contar con presupuesto para estas acciones de protección.

Sin duda, dos días de taller en SLP fueron fructíferos, especialmente para quienes ejercen el periodismo en esta entidad y que puedan pasar del discurso a la acción; que dejen de pensar que no se puede y hagan lo que sí se puede.

Y sobre todo, las y los colegas de SLP demostraron que tienen las ganas de fortalecerse y no esperar que alguna organización les diga qué hacer para protegerse y de paso exigir a las autoridades municipales y estatales a que brinden garantías para el libre ejercicio del periodismo.

No hay comentarios.: