martes, mayo 21, 2013

Las malas cabezas las hacen malos periodistas

Sin lugar a dudas el periodismo seguro comienza por el buen periodismo, haciendo bien nuestro trabajo de documentar hechos, confrontar fuentes, investigar y siendo precisos en el manejo de información.

Muchas agresiones y atentados contra periodistas han sido consecuencia de las malas prácticas periodísticas.

De ninguna manera todos aquellos y aquellas periodistas que han sido objeto de agresiones, secuestros o asesinatos han sido malos periodistas, es preciso aclararlo, pero en muchas ocasiones cuando el o la periodista hace mal su chamba, acusa en falso, vuela la nota, inventa datos, entonces es vulnerable.

En muchas charlas con colegas periodistas he insistido en la importancia de no caer en el juego de nuestras fuentes reproduciendo su lenguaje. Ni el de los criminales ni el de las autoridades o las de cualquier otro grupo o persona.

El problema no es privativo de México, se reproduce por lo menos en América Latina.

Hoy me encuentro una nota del diario Clarín de Argentina que hace referencia a la situación del Blog del Narco.

La cabeza es lamentable, pues acaba de inventar una nueva categoría de periodistas, "Periodista Antinarco".

Yo quisiera saber qué pretende Clarín al usar este "concepto". ¿Hay periodistas que luchan contra el narco como si fueran una fuerza especial de la policía o las fuerzas armadas? ¿Serán periodistas que tienen la encomienda de publicar todo lo que sea en contra de grupos de narcotraficantes?

¿Será que para Clarín es válido inventar una categoría periodística?

No tengo la certeza de que Clarín haya suscrito el Código de Ética del Foro de Periodismo Argentino (Fopea), pero al menos quien puso ese encabezado ignoró los Criterios Profesionales con los que dice trabajar el grupo editorial propietario de este medio impreso de gran tradición en la Argentina.

No hay comentarios.: