martes, junio 18, 2013

Gobernadores protegidos por... medios y periodistas

Nombres pueden ser muchos, pero los más recientes, los del momento ahora son Andries Granier de Tabasco, Armando Reynoso de Aguascalientes, Eduardo Bours de Sonora, Juan Sabines de Chiapas. Son gobernadores señalados de corrupción, de cometer delitos al amparo del poder, pero no son los únicos ni lo serán.

Allí tenemos los ejemplos de la zacatecana Amalia García, del coahuilense Humberto Moreira, del mexiquense Arturo Montiel, del veracruzano Fidel Herrera, del nayarita Antonio Echavarría y por lo menos hay un nombre por cada entidad federativa.

Si hiciésemos un recuento de cuántos ex gobernadores de todos los partidos han sido señalados de haber robado, desfalcado las finanzas, encubierto delitos, de haber cometido delitos, la lista daría para todo un libro.

Lo triste es que el resultado sería el mismo. Impunidad.

En todos estos casos, los no ennumerados y los que vendrán, sólo un ex gobernador, el quintanarroense Mario Villanueva Madrid, se encuentra tras las rejas.

Pero el drama no es sólo lo escandaloso de las acciones de las cuales son acusados estos personajes. Lo realmente lamentable es que hoy sean noticia de primera plana en los medios de esas entidades que dicen haber gobernado.

Obvio. Ya habían sido primera plana, sólo que antes era para alabar sus proezas, aplaudir sus obras, exaltar sus bondades, todo ello gracias a los millonarios convenios de publicidad que estos ex funcionarios públicos pactaron durante el tiempo que fueron gobernantes.

¿Y por qué en esos tiempos la prensa no indagaba sus tropelias?, ¿por qué durante esos sexenios medios y periodistas hicieron caso omiso a lo que ahora con dedo flamígero quieren señalar?

Este descrédito de la prensa mexicana que sigue viendo a la información como mercancía y no como un bien público que le pertenece a las mayorías.

No es pecado firmar convenios de publicidad, los medios viven de eso, lo que es ominoso es que ahora sí estos medios y periodistas quieran destacar lo que antes ocultaron debajo de las facturas.