jueves, noviembre 21, 2013

Por una agenda común para el periodismo michoacano

Hace unos días terminamos de dar el primer paso para lograr cambios sustanciales en el derecho a ejercer el periodismo en el Estado de Michoacán con la necesaria protección de decenas de colegas que diariamente se enfrentan a condiciones de riesgo, peligro y amenazas desde diversos frentes.

Iniciamos en septiembre y concluímos dos meses después con cinco talleres de reflexión y análisis sobre las vulnerabilidades del ejercicio profesional, sobre la autoprotección y cobertura segura y sobre el marco legal que ampara nuestra labor.

Cinco talleres que reunieron a más de 150 periodistas de diversas regiones de Michoacán, desde la capital hasta las zonas más lastimadas por la presencia de grupos criminales y donde además la ausencia del Estado es no sólo notoria, sino ingrediente para que se agreda a periodistas y medios de comunicación.

Es importante decir que Rogelio Hernández y Omar Viniegra, ambos de la Casa de los Derechos de Periodistas (CDP) y yo, acudimos al llamado de colegas periodistas que fueron quienes convocaron, organizaron y llevaron a cabo estos talleres, con el respaldo importante de Freedom House, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el Sistema Michoacano de Radio y TV, de los propios Gobierno y Congreso del Estado y en varios casos de empresarios locales, lo que mostró el gran nivel de convocatoria y especialmente el interés del gremio michoacano por tomar la batuta de esta que es su lucha y la nuestra en consecuencia.


Destaca que en los cinco talleres sin excepción hubo presencia de diputados y diputadas de todos los partidos representados en el Congreso michoacano, de alcaldes y alcaldesas de todos los colores, de organizaciones de periodistas casi siempre antagónicas entre sí y en todos los casos el pronunciamiento fuer prácticamente el mismo: Hacer lo que sea necesario para que la sociedad michoacana reciba la información a la que tiene derecho con el trabajo de medios y periodistas que trabajen con libertad y con la protección del Estado.

Este es el primer paso. El siguiente es la Sesión Plenaria convocada para antes de que concluya noviembre, de donde surgirá un sólo pronunciamiento que reclame al Congreso del Estado que legisle en materia de protección y derechos de periodistas como los mismos partidos y el Gobierno del Estado han prometido desde junio de este mismo año.

A partir de allí será ir mejorando el marco legal, los niveles de protección del ejercicio profesional, la capacitación permanente de colegas, pero sobre todo, ir abatiendo los niveles de impunidad que imperan en Michoacán cuando se trata de agresiones a periodistas.

Un ejercicio valioso, especialmente para quienes creen que el panorama es demasiado negro como para intentar algo. La valentía de un grupo encabezado por Andrés Mariano Resillas ha ido ganando y sumando espacios, interlocución, presencia, unidad y eso muestra el músculo del gremio.

Reconocimiento especial a la diputada Cristina Portillo, quien no sólo acudió a cuatro de los cinco talleres, sino que aceptó involucrar a periodistas en el perfeccionamiento de una iniciativa de ley que ella misma redactó con antelación.

Yo seguiré siendo testigo de este gran logro, único a nivel nacional, pero que también ha sido eco de otros logros alcanzados en Hidalgo, San Luis Potosí, Querétaro, Morelos, Yucatán, etc, etc.

Felicidades colegas de Michoacán.

No hay comentarios.: