jueves, marzo 20, 2014

Periodistas... entre el abandono y la displicencia gubernamental

Algo se sigue pudriendo en el Estado mexicano que sigue frenando los pírricos avances en materia de protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas. Lo malo de las cosas es que la displicencia del Gobierno Federal amenaza con impactar lo que se hace o se comienza hacer en algunas entidades del país como Hidalgo, Michoacán y San Luis Potosí, curiosamente estados priístas.

El entorno es malo de por si. Amenazas telefónicas a Marcela Turatti de la Red de Periodistas de a Pie y Balbina Flores de Reporteros sin Fronteras; el allanamiento al domicilio particular de Darío Ramírez, director en México de Artículo 19 y a ello se suma precisamente el reciente informe de violencia contra medios y periodistas presentado por la organización británica y el informe de la misión especial que realizaron las dos primeras y otras organizaciones más a Veracruz, tras el asesinato de Gregorio Jiménez de la Cruz.

A finales de febrero conocí la salida del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de dos de las pocas personas que estaban trabajando bien y apenas este 16 de marzo, Juan Carlos Gutiérrez Contreras ha dejado la Unidad de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, que es la instancia que tiene la responsabilidad de coordinar precisamente este mecanismo.

Si ya de por sí el Mecanismo no estaba funcionado debidamente, tanto por su mal diseño institucional, como porque estaba calentando miles de pesos de un fideicomiso que debía usarse para brindar protección a periodistas y personas defensoras, ahora se suma la salida de las personas que medianamente lo operaban.

Juan Carlos Gutiérrez Contreras (Foto de Radiover)
Y es que la subsecretaria de Derechos Humanos Lía Limón no sólo ha sido ignorante de los temas que debe coordinar, también se ha encargado de poner trabas al trabajo institucional, a negarse a atender casos urgentes de periodistas en riesgo. Ha optado incluso por ofender a personas bajo su mando y hasta tuvo el tino de decir que los gobiernos de los Estados tienen la obligación de atender a periodistas que han salido de muchas entidades porque son objeto de amenazas.

La subsecretaria quiere que quienes salieron huyendo por su labor periodística, regresen al lugar donde alguien con malas intenciones los está esperando pacientemente. ¡Vaya protección!

¿Y ante esto qué hacen el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y el propio presidente Enrique Peña Nieto? No sabemos, porque si han dicho o hecho algo al respecto, su agenda mediática está en otra parte y no nos comunican ni siquiera a quienes estamos en el Consejo Consultivo del mecanismo.

A este Gobierno parecía no interesarle desde el inicio el mecanismo... hoy parece que ratifican esa percepción displicente. En apenas 15 meses mostraron que les vale.

No hay comentarios.: