martes, noviembre 11, 2014

Lo barato cuesta caro... que paguen

 ¿Qué motiva a una empresa o institución a pensar que las plataformas sociales de Internet como Twitter y Facebook pueden ser operadas por cualquier persona que tiene además el descaro de creerse creativa como para publicar mensajes como los recientes de Crunch y 50 Friends?

En 2009, cuando comencé a asesorar y a diseñar campañas de comunicación usando algunas redes sociales como Twitter y Facebook, el reto fundamental era convencer a las personas que toman decisiones que contratar jóvenes para administrar estos perfiles era un grave error, sobre todo si el único argumento era que "saben de Internet".

Su razón de peso es que les cuesta muy barato y no tienen que perder el tiempo en "diseñar una estrategia".

El tiempo siempre termina demostrando, como decían nuestros abuelos y abuelas, que lo barato cuesta caro y los casos recientes (porque hay decenas) son los de Nestlé y la cadena de pizzerías 50 Friends.

Pero aquí no son sólo errores de comunicación o faltas de ortografía o mensajes tontos; las personas que operaron las cuentas de Twitter de ambas marcas se fueron al exceso de ofender, denostar, humillar y hasta burlarse de la tragedia de 43 familias de los jóvenes desapaecidos.

Disculparse no es suficiente. Despedir a un empleado inepto no alcanza. Pero buscar la teoría del complot hasta ofende la inteligencia.

Deben aceptar públicamente que no saben comunicar, que carecen de directrices para generar mensajes y sobre todo, deben ofrecer una retribución a las familias ofendidas y no es con dotaciones de chocolates ni pizzas gratis... es una restitución de un daño causado y eso no significa que las familias no tengan derecho a acudir a un tribunal civil por el daño moral ocasionado.

Es la consecuencia de creer que la comunicación la hace cualquiera.

Yo por lo pronto dejo de consumir cualquier producto Nestlé y de 50 Friends.

1 comentario:

Cronicas dijo...

Eso es mas que claro que cuando una empresa no tiene algo bueno de su producto para comentar, publican cosas sin sentido